Alfonsín y Zúñiga, coincidencias

Alfonsín y Zúñiga, coincidencias
*

AMETH CERCEÑO BURBANO – Abogado
*

Con poco más de cuatro meses de diferencia fallecieron Raúl Alfonsín en Argentina y Carlos Iván Zúñiga en Panamá. Ambos fueron grandes figuras latinoamericanas que combatieron las dictaduras y tuvieron en la vida y en la muerte coincidencias en latitudes diferentes.

Se inician desde muy jóvenes en la política, ambos fueron diputados y estudiaron derecho; ambos se enfrentaron al caudillismo y fueron radicales exponentes del civilismo y la justicia social. Procedían del interior de sus países.

Zúñiga como ideólogo de la lucha civilista en Panamá que enfrentó a los militares. Alfonsín duro crítico al militarismo en Argentina. Ambos tenían una vigorosa oratoria y una solvencia moral con la que lograban el respeto de amigos y adversarios. Ambos aspiraron a la Presidencia de la República en la misma década. Alfonsín triunfó en Argentina en 1983, cuando el caudillo Perón había muerto, de lo contrario el caudillo argentino lo hubiera derrotado. Zúñiga fue candidato en 1984, se enfrentó al caudillo Arnulfo Arias Madrid y a las fuerzas militaristas y fue derrotado, pero en 1989 impulsó la candidatura opositora de consenso que llevó a Guillermo Endara a la Presidencia y Zúñiga se convirtió así en el rector moral de la democracia panameña.

Zúñiga y Alfonsín fueron abanderados de las mismas causas en sus propios países y fueron reconocidos como individuos buenos, austeros, íntegros y defensores de los derechos humanos. Hombres de familia y de mucha fe. Ambos sufrieron años antes de sus fallecimientos aparatosos accidentes automovilísticos donde quedaron muy lesionados. Ambos fallecieron a los 82 años con algunos meses de diferencia y el parte médico de los dos hablaba de fallos respiratorios. Uno por cáncer de pulmón y el otro por cáncer en la sangre. Al morir los dos líderes civilistas en los periódicos los titulares fueron coincidentes ¡Panamá llora a Zúñiga! ¡Argentina llora a Alfonsín!

Ambos estuvieron cubiertos por la bandera nacional de sus países y fueron despedidos por adversarios y amigos con rostros de dolor y respeto. Ambos fueron despedidos con honores y, aunque Zúñiga no fue presidente de la República, sino rector de la Universidad de Panamá, recibió los honores como si fuera un jefe de Estado con la participación de los ex presidentes de la República.

Argentina y Panamá han perdido a dos patriotas civilistas que tuvieron en sus vidas y en sus muertes muchas coincidencias. Ello me llama la atención no solo porque han dejado un legado de democracia y justicia, sino por el ejemplo de vocación de servicio y pasión por sus ideales. A hombres como Zúñiga y Alfonsín los pueblos de América siempre deberían tenerlos en el recuerdo.

Es curioso que en el mismo periodo de tiempo se haya dado la perdida de estas importantes figuras de la historia política de ambos países que con su actuar cambiaron para bien el destino de sus pueblos.

Otra última coincidencia es que aunque los gobiernos de turno de ambos países no eran de su grupo político, miles de personas fueron a despedirlos como el mejor homenaje a sus memorias.

Tantas coincidencias son las que me han llevado a escribir este artículo y pienso que ambos vinieron a cumplir una importante misión en nuestros países, por ello han dejado una perdurable huella como padres de la democracia latinoamericana.

<>

Publicado el 15 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá

Alcaldía y ciudadanía

Alcaldía y ciudadanía
*

PEDRO SITTON URETA – Abogado

*
El pasado 3 de mayo los ciudadanos residentes en la capital votamos masivamente por un cambio en la gestión del Municipio de Panamá en la figura de Bosco Vallarino, candidato arnulfista y postulado además por Cambio Democrático y MOLIRENA.
En ese sentido, la ciudadanía no puede permitir que una vez más se intente, mediante leguleyadas jurídicas, burlar la voluntad popular expresada en las urnas que favoreció mayoritariamente a Vallarino, por parte de fuerzas oscuras que lo único que buscan es crear desestabilización democrática y una innecesaria zozobra social que perjudica la confianza que requieren las autoridades gubernamentales de elección popular en una democracia.

Sin lugar a dudas, Vallarino es panameño y tiene sus derechos políticos vigentes, como efectivamente se pronunció el Tribunal Electoral el 15 de abril, cuando le permitió presentarse como candidato y, por ello, no se entiende cómo ha sido posible que dicha institución electoral siquiera haya admitido una demanda de nulidad en contra de su proclamación.

El Partido Panameñista ya ha manifestado que no se va a quedar con los brazos cruzados ante la tentativa de impedir que Vallarino asuma el cargo de alcalde capitalino, puesto que sería inaceptable cualquier decisión que no sea que él ejerza su mandato como corresponde.

A partir del 1 de julio los residentes en la ciudad de Panamá esperamos con ansias la gestión transparente y eficaz de Vallarino, para dotar a la misma de un sistema de recolección de basuras eficiente, una mayor seguridad en la comuna capitalina, pero, sobre todo, la creación de una secretaria anticorrupción que impida la impunidad y enriquecimiento por parte de funcionarios municipales, como hemos visto en estos últimos 10 años.

La justicia electoral no puede ser politizada y lo único que le solicitamos los ciudadanos al Tribunal Electoral es el respeto de la voluntad popular y que se realice oportunamente la audiencia que demostrará que Vallarino puede ejercer plenamente el cargo para el cual fue elegido.

<>

Publicado el 15 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá

El PRD? ¿Qué luces enciende?

El PRD? ¿Qué luces enciende?
*

ROBERTO DÍAZ HERRERA- Militar – Embajador de Panama en Perú

*
Nunca hubo tanta carnicería a lo interno de un partido, por tan largo tiempo. Esa lucha fratricida no fue en un partido cualquiera, sino en el más grande de todos los tiempos. ¿Cómo llegó el Partido Revolucionario Democrático (PRD) a ser tan grande? Porque Omar Torrijos, al acceder al poder por un golpe y convertirse en líder carismático a partir de su audaz retorno de México, nunca buscó presidencia formal, con lo cual tendría que buscar votos, y a la vez construir Cenes, crear Directorios, líderes regionales, etc.

Como no tuvo necesidad de tal cosa, y logró contacto profundo con el pueblo desde los cuarteles, se fue construyendo un liderazgo amplio, no sectario, en base a trabajo de campo, real, no a propagandas millonarias.

Eso ya lo había, el PRD fue lo nuevo, no lo tradicional. Todas las tendencias participaron. Hoy, tal vez un 5% de perredistas lo conoció personalmente, un 15% más presenció su estilo y acciones. Un 80% de partidistas de hoy solo han oído hablar de “torrijismo”.

Primero fue un largo proceso de acciones, luego el parto del hijo, diez años más tarde, el PRD. Omar no buscó votos, por ello no entró en conflictos.
La angustia actual del PRD, heridas, enconos, revanchas, solo cosecharán divisiones y caos interno, como en República Dominicana, la mejor escuela de lo que no se debe hacer. Todos, hasta su viuda, quisieron ser Peña Gómez, todos fueron grandes egoístas. Mataron al PRD de allá. No resucitará jamás. Se perdió la brújula sabia, en el nuestro hoy día, la nave navega entre tormentas negras y en piloto automático.

Todos piden cabezas, nadie alienta la unidad. Todos dicen ser “salvadores” , pero no podemos creerles. Martín sale, y su gestión será evaluada. Le darán palos, y como tal, no puede unir. Tiene sus fuerzas en sus obras y su intenso recorrido del país. Esos activos pueden ser consensuadamente puestos al servicio del partido, incluyendo su salida, y la de todo el CEN y Directorio Nacional incluso, con desprendimiento.

A la vez, “los futuros presidenciables” , todos sin excepción, deben dejar de “reclamar derechos heredados de lo que ya pasó”.
La historia política lo muestra axiomáticamente: “lo que pasó, pasó y ninguno es heredero de nada”. Ninguno que he escuchado hasta hoy, ninguno, es factor de unidad, solo se ve revanchismo. Y, para los que se dicen “torrijistas” , la mayoría desconocedores de Omar y sus métodos, sepan que únicamente quienes trabajen por la recomposición del gran partido nacional, pueden ser torrijistas. El resto que hable claro: “Yo quiero ser presidente o diputado, etc.”. El resto es demagogia interna.

Digámoslo igualmente con nombres: Juan Carlos, Pérez Balladares, Balbina, Cortizo. Cualquiera de ellos es aspirante presidencial, punto. A menos que les oigamos frases de reconciliación.

El político tiene el derecho de aspirar, sí, pero el que hoy día lo muestre, está dividiendo, y no se le debe creer nada. Primero la obligación es discutir, acusar incluso, pero adentro, en el debate amplio que atizó Omar: “opinen todos, nadie se quede sin hacerlo, pero cuando al final consensuemos, el que no rema a favor, es traidor”.

¿Qué hacer? No hay recetas mágicas. ¿Podremos encontrar dirigentes capaces de encender luces largas? Es la hora de mostrar realmente si entendimos el Torrijismo, el de Omar, del desprendimiento y visión.
<>

Publicado el 15 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá

‘Vea, pues…, tenemos un contralor’

‘Vea, pues…, tenemos un contralor’
*

ROBERTO RUIZ DIAZ
*

Han tenido que pasar cuatro años y unas elecciones donde el partido del contralor general de la República perdió, para que este funcionario se haya dado cuenta de cuál es su labor. Para nadie que haya seguido las huellas del actual contralor se puede olvidar que fue uno de los que salio a decir que Martín Torrijos había ganado en 1999, siendo falso, por lo cual fue multado por el Tribunal Electoral.

En el presente gobierno fue beneficiado como ministro de Obras Públicas, de allí saltó al Ministerio de Economía y Finanzas, donde su actitud dirigida a ocultar la información sobre la planilla estatal fue la tónica. Al lograr sacar a Dani Kuzniecky de la Contraloría, porque sí estaba haciendo su labor, aterriza Carlos Vallarino.

Siendo contralor jamás se le escuchó como ahora. No sé con qué intención, guardó silencio ante las tantas denuncias por excesos en el gasto público en la campaña política. La actitud no fue la mejor, cuando mediante denuncia de bienes ocultos por el pago en exceso de salarios que violaban la ley de presupuesto, se negó a entregar información completa y tuvo que entregar la misma por medio de un Habeas Data.

Incluso se le denunció por desacato, el que duerme el sueño en el despacho del magistrado Arjona. Ahora la pregunta es ¿si en el Meduca, el BDA, el MOP no pasó nada antes de las elecciones o es un cargo en la conciencia que no lo deja dormir? ¿Qué pasó con el saqueo a los fondos del INADEH, destinados para becas y planillas de Pandeportes?

Hay que ser serios a la hora de tratar de creer las intenciones del contralor, pues no son gratis las mismas, porque cuando debió ser su misión fiscalizar el gasto público, no decía nada. ¿Qué hubiese pasado si el PRD hubiera ganado? Tendría el mismo comportamiento de ahora o seguiría amparando a los que critica, por medio del silencio cómplice con el cual se comportó hasta antes de las elecciones.

Personalmente, le solicité información y siempre la negó, aun cuando la Ley de Transparencia lo obligaba a entregarla. Qué puedo yo creer de esta nueva actitud de ser el gran crítico de su propio gobierno y copartidarios.

Me recuerda los últimos meses del contralor Weeden, que comenzó a hacer cosas que antes no hacia, investigando y acusando a tanta gente, que quedó casi sin amigos dentro y fuera del gobierno.

Dicen que “nunca es tarde, cuando la dicha es buena” , pero cuando esa dicha tiene condiciones o acciones que buscan otros intereses, al final no son tan buenas. Máxime cuando dentro del PRD, del contralor, hay una pelea de máscara contra cabellera.
Así veo las cosas y así las cuento.

<>

Publicado el 15 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá

La sociedad del futuro

La sociedad del futuro
*

ERNESTO A. HOLDER
*

Durante la semana pasada, al margen de los temas políticos que aún se discuten (alcaldías, pasaportes, ciudadanías, nacionalidades y traición), también resonaron dos temas que, desde un punto de vista más estratégico, son de mayor importancia en la construcción de la sociedad en lo que queremos como país.Estos dos temas deciden –substancialmente– qué lugar queremos ocupar en el mundo y cómo queremos construir el camino hacia ese lugar en el futuro.

Juan Carlos Tapia comentó que había recibido más de mil comentarios sobre el análisis que había realizado días antes sobre los noticieros de televisión. Todos los comentarios eran en apoyo a su opinión sobre lo negativo de estos noticieros y el poco, o ningún valor que agregan al día a día de la sociedad.

El otro tema era relacionado a los contratos millonarios que se han otorgado para las mejoras a varios centros educativos en el interior del país, sin que se hayan dado los resultados esperados y, ante todo, la aparente corrupción y dolo en el otorgamiento de estos contratos.

He atendido el tema de la educación en este espacio aproximadamente cinco veces en los últimos tres años y los temas sobre tecnología, sociedad de la información, medios de comunicación, etc., otros tantos.
Formulo mis opiniones en el marco de que todos queremos este país, y que todos (o la mayoría) trabajamos de una forma u otra para dejarles un mejor país a nuestros hijos.

También la semana pasada en Maastricht, Países Bajos, en un discurso ante la 23ava. Conferencia Mundial sobre Aprendizaje Abierto y Educación a Distancia del Consejo Internacional para la Educación Abierta y a Distancia, Abdul Waheed Khan, subdirector general de Comunicación e Información de la UNESCO manifestó que: “en las próximas décadas, la importancia de obtener conocimiento factual decaerá.

Al mismo tiempo, la habilidad del individuo para encontrar su camino en sistemas de información complejos y de juzgar, organizar y utilizar creativamente los datos relevantes será crucial. Adicionalmente, se requerirá el desarrollo de nuevas habilidades para vivir en redes sociales virtuales y para crear contenido propio en línea”.

En esta ‘aldea global’ muchos científicos sociales vislumbran que los procesos de educación, aprendizaje, comunicación e intercambio de información para el conocimiento ya muestran un cambio en las formas de comunicación de las sociedades modernas por medio de tecnologías que ya existen: Facebook, MySpace, Twitter, etc., como lo señala Waheed Khan.

Muy mal estamos acá en Panamá cuando utilizamos las tecnologías básicas de la radio y la televisión para ofrecernos como noticia una pelea callejera de mujeres o los casos que llegan a las salas de urgencia durante la madrugada.  Igualmente malo el evidente deterioro del sistema educativo, la falta de visión estratégica para la preparación de nuestros futuros ciudadanos.

Las quejas que los comentarios de Juan Carlos Tapia generaron deben ser suficientes para que los dueños de los medios de comunicación social tomen las medidas necesarias para promover contenido educativo y de calidad.

Y decepcionante ha sido la gestión educativa de los últimos 30 años y de todos los gobiernos como para que no nos hayamos dado cuenta de que llegó la hora de hacer algo drástico.

<>

Publicado el 15 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá

La Asamblea Nacional de Diputados

La Asamblea Nacional de Diputados
*

JUAN RAMÓN MORALES
*

El claro mandato que el soberano ha dado a la nueva Asamblea Nacional de Diputados, nos permite afirmar que este Órgano del Estado debe tomar otro rumbo en el cumplimiento del deber para con el soberano que lo llevó al sitial político por excelencia.

Allí vivirá la voz colectiva de todo un pueblo pendiente de que se aprueben los proyectos que surjan del Ejecutivo y que constituyen el cumplimiento del programa de gobierno del presidente electo de la República, Ricardo Martinelli Berrocal, y desde luego de su equipo por el cambio.

Son muchos y diversos los proyectos que llegarán a la Asamblea Nacional de Diputados, entre los que de seguro entrarán primero los de orden social, del transporte, educación, salud, seguridad, etcétera.
Son muchos los entuertos que hay que corregir, muchas las botellas y garrafones que habrá que romper para con estos fondos, darle paso a los proyectos importantes que harán el cambio.

Ahora que el nuevo gobierno contará en la Asamblea Nacional de Diputados con una gran mayoría, se reestructurarán los altos salarios de miles de funcionarios entre los que saltan visiblemente los de los cónsules, diputados etc. El reglamento interno de la Asamblea Nacional debe ser revisado para reestructurar tantas prebendas existentes en dicho órgano.
Una ley que se debe aprobar con singular importancia consiste en evitar la politiquería barata e indiscriminada en dicha Asamblea, estableciendo la prohibición absoluta durante los cuatros primeros años de ejercicio constitucional. El Estado no los eligió ni les paga para que se dediquen a obstaculizar los buenos proyectos o para vocinglerías de barrio e irrespetos a la majestad de la patria.

No he dicho que se prohíba el juego libre y armónico de las ideas. El libre juego de las ideas, en una democracia es vital, pero debe hacerse con altura, con elegancia, en donde haya docencia, en donde la elegancia de la oratoria y el sustento profundo de los conceptos le devuelvan a nuestro parlamento el derecho perdido de ser considerado como en los tiempos de nuestra naciente república, como la edad de oro de nuestro parlamento.

¿Cuántos prohombres de aquella época hicieron temblar con su verbo vibrante los cimientos mismos de la nación? Muchos fueron los oradores que pasaron por nuestro parlamento dejando huellas imborrables por lo cadencioso de su voz, por lo profundo de sus exposiciones y en donde la moral era condición indispensable para poder calar en la conciencia de todo un pueblo.

No tuve la dichosa oportunidad de escuchar a los oradores de aquella época, pero en épocas más recientes el verbo sonoro y profundo de Carlos Iván Zúñiga, se hizo sentir como los grandes de la Grecia inmortal, ese grande hombre que ha poco levantó el vuelo hacia lo ignoto en ese recorrido final que no tiene retorno.

La nueva Asamblea Nacional de Diputados tiene una deuda con ese hombre que fue adalid de nuestra democracia, le corresponde por tanto un reconocimiento, que no se pierda en el tiempo y que perdure en el recuerdo de los panameños.

El arte de la oratoria debe ser cultivado para que aquellos tiempos retornen a nuestro parlamento. Quiera Dios que volvamos a esos tiempos y que nos inspiremos en esa pléyade de hombres que dejaron huellas imborrables en nuestro devenir histórico político.
Así son las cosas.

<>

Publicado el 15 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.