Panamá y China, esperado encuentro

Panamá y China, esperado encuentro

*
Rodrigo A. Frago
*

Al presenciar el escenario global, entendemos que vivimos en un mundo interdependiente, en donde por consecuencia los cambios nos afectan a todos de una u otra forma. El grado de acercamiento es tal que con la ayuda de la tecnología y la comunicación es imposible que un país ignore la vivencia de otro. Los datos pasan libremente de un lado del mundo a otro, por fibra óptica o por transmisiones de satélite: la información desafía todo tipo de barreras. La revolución en la tecnología de la transferencia de datos ya ha tenido un impacto en la naturaleza del dinero y en el movimiento de capitales.

Frente a la crisis financiera, vemos que en muchos países han elaborado planes para enfrentar sus consecuencias. Pero, tal vez la constante en el mundo es el reconocimiento de que un país solo no puede superarla, y así lo entienden líderes mundiales.

Existe hace algún tiempo, y en distintos sectores de la sociedad panameña, el interés de establecer relaciones diplomáticas y comerciales con China. El no haberlo logrado hasta ahora coloca nuestra política exterior frente a un duro cuestionamiento sobre sus objetivos, que al ser revisados hay que reflexionar.

Panamá mantiene una posición geográfica, un centro bancario, el Canal y desde luego, el elemento humano que a los otros países le parece atractivo para mantener relaciones con nosotros.

China, por su parte es probablemente el país más beneficiado con la economía global. Tiene la segunda reserva de divisas más grande del mundo y posee ahorros internos que sobrepasan los 2 mil 500 billones de dólares. Más que otro país, además está marcando el paso dentro de la economía global. En el año 2003, su producto interno bruto se calculó en mil 300 billones de dólares, a su vez se mantiene como el segundo Estado en cuanto a poder adquisitivo. Su economía crece a una tasa rara vez menor al 7% anual y muy recientemente ésta ha rebasado el 9%, una cifra que corresponde a todo el país e incluye tanto las áreas más ricas como a las pobres. El valor del yuan chino subió 20% entre julio de 2005 y febrero de 2009 y el establecimiento de Shanghai como un centro financiero global para el año 2020 logrará que dicha moneda juegue un papel importante a nivel internacional.

Si la diplomacia comprende el proceso de las relaciones exteriores de un país mientras que la política exterior sus fines y objetivos, salta a la vista la necesidad de el encuentro de Panamá con una cultura milenaria que no solamente tiene ventajas económicas, sino también culturales, científicas y humanísticas. Encuentro que como ya advertimos beneficiará a ambos sobre una base de reciprocidad de quid pro quo.

<>

Publicado el 14 de juno de 2009 en el diario La Prensa

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: