Flat Stanley: un visitante de lujo

La opinión del periodista……

OCTAVIO COGLEY

*

Flat Stanley: un visitante de lujo

*
Llegó a casa recomendado por amigos y familiares en EUA. Su llegada fue de sorpresa, no sabíamos sobre sus preferencias. En verdad era una de esas visitas que no esperábamos, pero teníamos que abrirle las puertas como buenos anfitriones y mostrarle Panamá; ese fue nuestro compromiso. Para orientarnos, traía una carta que nos hablaba un poco de lo que teníamos que hacer. Es que él, ya había visitado decenas de países y talvez ya conocía el nuestro.

Aquella mañana, nos levantamos temprano, subimos a nuestro auto y tomamos rumbo hacía San Felipe, el Casco Antiguo. Allí se tomó fotografías con la Iglesia Catedral de fondo, igualmente lo hizo frente al Museo del Canal Interoceánico y en el paseo de la Plaza de Francia, también conocida como “Las Bóvedas”. El palacio Bolívar, donde funciona la Cancillería, la Iglesia de San Francisco de Asís y el Teatro Nacional, también sirvieron de escenario. Descansamos un momento y aprovechamos para conversar con un grupo de indígenas Naso que, víctimas de las injusticias, tomaron el gazebo de la Plaza de la Independencia para protestar. Nuestro huésped llevará la triste historia a California, donde pernoctará por algún tiempo.

Mientras caminábamos, nos encontramos con un grupo de turistas norteamericanos, estadounidenses y canadienses, que miraban muy entretenidos todo lo que los guías les mostraban. Unos filmaban, otros tomaban fotos y el resto no se perdía la rica historia colonial de nuestra gran ciudad, que narraba uno de los expertos panameños. De repente varios de esos visitantes reconocieron a nuestro amigo, lo saludaron y en medio de la actividad se tomaron algunas fotos con él. Así nos percatamos de que era un personaje realmente famoso. Eso nos sirvió de inspiración y enseguida hicimos un plan más completo para este turista especial.
Tras rehacer nuestro itinerario, tomamos rumbo al Canal, específicamente hacia el Centro de Visitantes de Miraflores. Allí nuestro amigo posó frente a la famosa esclusa e hizo un recorrido dentro del museo interactivo localizado en este lugar y en un gesto de despedida se tomó una fotografía frente al edificio principal, sacando aplausos de entre los presentes, que hacían fila para contemplar la maravilla de la ingeniería moderna, que representa la imponente vía interoceánica.

Pero la visita no podía quedar allí y, pese al congestionado tráfico de todos los días, hicimos un recorrido por la avenida Balboa y por los centros comerciales del área. No pudo faltar ese instrumento que por necesidad todo turista lleva, la cámara fotográfica. Por último y como algo que no debemos pasar por alto, nuestro amigo nos acompañó a almorzar y pudo ver la variada comida panameña, al igual aprovechó para ver de cerca algunas frutas como mangos y marañones. Le explicamos que de la semilla de está última se extrae lo que nosotros conocemos como “pepita de marañón” , y que en su país llaman “cashew”.

Usted, amigo lector, talvez esté confundido o quizás sospeche quién es el protagonista de esta historia. Nuestro personaje es muy conocido por los niños de EUA y otros países. Él ha ayudado a los pequeños estudiantes a conocer el mundo. Con su recorrido por Panamá, mostrará nuestra ciudad y los interesantes sitios que posee. Este personaje, a quien hemos ofrecido un “tour” se llama Flat Stanley y es un muñeco, que hace honor a su nombre. Es una figura aplastada que es enviada por correo a diversos destinos.

Flat Stanley es un proyecto de alfabetización y comunicación a nivel mundial, creado por el educador canadiense Dale Hubert, inspirado en el libro Flat Stanley del escritor Richard Chester (“Jeff”) Brown, nacido en Nueva York, en 1926. Está dirigido a estudiantes de primaria, secundaria, profesores y en general a toda la familia. Ojalá algo similar pudiésemos hacer en Panamá. “Gracias Flat Stanley por pasar unos días con nosotros y, sobre todo, por el gran trabajo que haces. De seguro sabrás orientar a los niños de EUA y de otros puntos del planeta, sobre lo importante e interesante que es Panamá”.

Publicado el 14 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá. a quien damos, al igual que al Autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Loa a la ignorancia

Loa a la ignorancia

MARIELA SAGEL

El significado de “loar”, según el DRAE es “dar por bueno algo”. Y tal parece que esa ha sido la referencia que ha tomado un medio de comunicación impreso para enaltecer, precisamente, la ignorancia de una representante de belleza, a fin de promover el conocimiento y la cultura general.

Me refiero a la campaña de mercadeo del Atlas Mundial Ilustrado , que saca provecho de la burla que fuimos a nivel mundial y el repudio de la mayoría de los panameños, ante la pregunta que se le hizo a una aspirante a “Miss” sobre el filósofo chino Confucio. Nadie esperaba que supiera con pelos y señales sus teorías o su fecha de nacimiento, pero por lo menos que no lo asociara con la confusión que ella misma tiene en su tristemente célebre bagaje. Al tomarla como ejemplo o estrella de la promoción de uno de los productos que en teoría van a elevar el nivel cultural de la población, el mensaje que se envía es que la ignorancia paga, es un buen negocio.

Pobre y deplorable señalamiento y más aún, decisión, para hacer una campaña. Hay tantos estudiantes en nuestro país que se esfuerzan por competir en los certámenes de oratoria, por destacarse en las olimpiadas o juegos florales de su escuela o corregimiento, o simplemente, están pendientes de las fuentes de conocimiento que cada día llegan a más personas gracias a la dinámica de los medios de comunicación, que recaer todo el peso de la iconografía en un lastre que nos hizo pasar pena dentro y fuera lo considero una forma de burlarse de la inteligencia de los panameños.

Más aún lo es que sea precisamente en la figura de la mujer panameña en quien recaiga todo el peso de la burla y recreo a tan deleznable papel. Eso deja muy mal parada a la educación en Panamá y, como escribió mi amiga Berna Calvit en un mensaje al defensor del lector, “es cosa sabida, pero nunca ha sido motivo de chiste, sino de pesar”.

Pero ya nada nos debe sorprender en este país surrealista, con medios surrealistas que, no solamente Gabo, sino André Breton, el llamado padre de esa corriente, hubieran quedado espantados de haber llegado a Panamá antes que el primero reseñara a Macondo y el segundo visitara México. Es precisamente ese medio impreso el que se ufana de decir la verdad y señalar inclusive, lo que ni le corresponde, porque no es una figura jurídica, pero se erige en fiscalizadora. Se saca de la manga cualquier fundación, aunque sea para enseñar a jugar jacks, pero no promueve elevar la capacidad intelectual y la dedicación al estudio, dándole valor a la ignorancia y la chabacanería. Lo que dicen hacer con las manos lo deshacen con los pies. Ya no solo en la televisión se tiene uno que aguantar el señalado canon de comportamiento que “sin tetas no hay periodismo” , sino que en la radio, que hoy celebra su día, prevalecen los gritos, las malas palabras y todo lo que degrada el nivel cultural de nuestra juventud.

Los que tenemos plena conciencia que elevando nuestro discurso damos ejemplo y hacemos una contribución al escribir bien, hablar bien y comportarnos aún mejor, debemos rechazar este mercadeo indiscriminado de la ignorancia y enseñar con el ejemplo, pero también, señalar lo repudiable y condenable que se mira a diario en los medios y que pretende hacernos comprar la idea de que se está promoviendo la incultura como responsabilidad ciudadana.

<>

Publicado el 14 de junio de2009 por la autora en Facebook y en el diario La Estrella de Panamá

Entre riqueza y pobreza

Entre riqueza y pobreza
*

GERALDINE EMILIANI
*

Existe la tendencia a enfocar el problema del subdesarrollo como un dato estadístico y comparativo, entre los países ricos y los pobres, por su renta per cápita o su producto interior bruto. Sin embargo, no es lo mismo una sociedad no desarrollada que una sociedad subdesarrollada.

La primera es una sociedad no capitalista, sin los avances tecnológicos propios de la sociedad occidental, pero perfectamente estructurada y que responde a las necesidades de sus individuos. La sociedad subdesarrollada tiene otros problemas derivados de una sociedad capitalista con un bajo nivel tecnológico, una renta mal repartida y, que no responde a las necesidades de sus individuos que sufren altos índices de subempleo, delincuencia y marginalidad.

Las desigualdades aparecen cuando existe diferencias entre el número de consumidores y su capacidad de producción. Esto se traduce, a escala local, en las diferentes formas de posesión y uso de los recursos y de los medios productivos disponibles. Es la vieja teoría que vincula el desarrollo y el consumo con el crecimiento económico.

En relación al alto crecimiento demográfico debido a causas endógenas existe la creencia que impide el desarrollo económico. Esto, que puede ser cierto a escala familiar, no lo es a escala nacional, porque garantiza una mano de obra abundante y barata, que además, es consumidora. Si la población es mayoritariamente dependiente se debe a los bajos niveles de inversión y no a los altos índices de población.

Igualmente, con la revolución industrial y el crecimiento de la productividad, aumenta el número de habitantes en el proceso de transición demográfica. Las tasas más altas se alcanzan cuando desciende la mortalidad y se mantiene la natalidad. Los países desarrollados resolvieron este problema introduciendo prácticas de control de natalidad. No obstante, siempre estuvo presente el desempleo y el subempleo, porque el sector productivo siempre oferta menos empleos de los que se demandan.

Existen características comunes de lo que es un país subdesarrollado: insuficiencia alimentaria, déficit social, analfabetismo, recursos desatendidos o derrochados, elevado porcentaje de agricultores, escasez de clase media consumista, incompetencia industrial, hipertrofia del sector terciario, bajo PIB, desempleo, subempleo y trabajo infantil, subordinación económica, desigualdades sociales internas, crecimiento demográfico, persistencia de la miseria, etc. Todas son valoradas comparativamente con los países desarrollados.

Pero esta concepción de lo que es un país subdesarrollado ha quedado desfasada, pues, se han desarrollado procesos de industrialización, alfabetización, caída del crecimiento demográfico de la población y de descenso de la producción y la productividad agrícola, que hacen desvanecer estos criterios.

Las condiciones en las que trabaja un obrero del Tercer Mundo son mucho peores que las de cualquier trabajador en el mundo desarrollado. Peor seguridad e higiene en el trabajo, poco respeto al medio natural, menos controles de calidad, etc.

Las grandes multinacionales hacen desaparecer la industria autóctona, que no es capaz de introducirse en los circuitos internacionales, y continúa dedicándose al mercado nacional. Otras comienzan a fabricar componentes para las multinacionales y terminan dependiendo de ellas, lo que explica por qué los países siguen subdesarrollados, a pesar de sus altos índices de crecimiento.

Faltan los canales de distribución de la riqueza, lo que hace que existan grandes diferencias sociales donde la pobreza, el hambre, el subempleo, etc. son un mal endémico de nunca acabar.

<>

Publicado el 14 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá

El material didáctico y su importancia

El material didáctico y su importancia
*
Magíster Milagro B. de Calvo – Educadora
*

Desde tiempos remotos, quienes educaban, en forma directa o indirecta, comprendieron la necesidad del uso del material didáctico.

Las diferentes civilizaciones emplearon diversos materiales que permitieron, a través de imágenes visuales, experiencias táctiles y auditivas lograr, con mayor facilidad, el aprendizaje.

Así, en China usaron el ábaco, que no ha perdido vigencia, ni importancia, en nuestros días. En la civilización hindú aparecen los primeros textos manuscritos en palmeras y papiros. En Egipto usaron la escritura de jeroglíficos en papiros y pergaminos. Los sumerios emplearon tablas de cera o barro que fueron los antecesores de los tableros y pizarrones actuales.

Los indoamericanos utilizaron una escritura ideográfica. En tanto que, Grecia institucionalizó la escuela y usaban los rollos de pergamino. En Roma utilizaron, como excelente medio motivador para la audiencia, la oratoria y los textos manuscritos en las tablas de cera y el codex. De esta manera, todas las civilizaciones, a través de las generaciones, han reconocido la importancia del uso del material didáctico.

Nuestros buenos maestros utilizan recursos didácticos que ellos elaboran o compran facilitando el aprendizaje de nuestros niños en las escuelas. Sin embargo, hay una ausencia notable, en muchas escuelas del país, de material didáctico en las aulas de clases y eso no se justifica. Los directores de estos centros de enseñanza reciben una considerable suma de dinero para comprar los materiales que, responsablemente, debe utilizar el maestro.

La administración de textos, el cuidado y el correcto empleo de los mismos garantizará, sin duda, la efectividad en el socio del aprendizaje ya sea niño o adolescente.

Las escuelas compartidas, en ambas sesiones, no debieran evadir la confección, compra y exposición del material porque es responsabilidad de cada docente y de cada alumno conservarlo.

Con la experiencia que poseo en el ramo de educación, aconsejo el uso permanente de material didáctico que, inclusive, los niños puedan ayudar a elaborar y, concretamente, pueden apreciar lo que, en forma abstracta, les resultaría difícil entender.

Estoy hablando con absoluta sencillez y llaneza para que los maestros y los padres de familia reciban el mensaje e invito a mis colegas docentes a incrementar el uso de material didáctico, por las razones expuestas, con la seguridad de que estos recursos didácticos favorecerán a los estudiantes y simplificarán la labor que, arduamente, ellos desempeñan.

<>

Publicado el 14 de junio de 2009 en el diario El Panamá América

Hacia una universidad renovada

Hacia una universidad renovada
*
Eduardo Flores Castro – Catedrático Universitario
*

Los desafíos de los universitarios en este siglo son una mezcla de tareas inconclusas de la pasada centuria y las nuevas realidades de la educación. Estamos convencidos de que es necesario rescatar las ideas del maestro Octavio Méndez Pereira para reorientar nuestra Universidad y llevarla por los senderos que la sociedad panameña nos demanda.

El maestro señaló que: “La educación es el más fructífero y el más trascendental” de los servicios del Estado. Los planes y programas deben corresponder a la realidad social y reaccionar a los cambios, pues “La escuela no es educar para ganarse la vida sino educar para vivir”.

Se requiere ampliar la cobertura en el nivel primario, secundario y superior; y hacer realidad la educación como un derecho de todos y no un privilegio de pocos. El Dr. Méndez Pereira manifestó: “Para mí todos los problemas de una democracia se resuelven por la educación”.

En el discurso inaugural de la Universidad de Panamá, afirma: “Por eso consideré siempre una obra del más elevado patriotismo la creación y formación de nuestra Universidad. Ella constituirá por derecho propio… por suficiencia y por solidaridad internacional en la cultura, el más avanzado vigía de nuestro pueblo y el más fuerte, consciente y eficaz defensor de nuestro destino”.

Para Méndez Pereira, la formación humanística y científica se complementan, pero ninguna de ellas puede excluir a la otra. Abogaba por sacar la cultura de las aulas e insertarla en la vivencia social. Insistía en la necesidad de “acentuar el carácter humanista de la enseñanza para no caer en la especialización profesional egoísta y encajonada”.

Para él, se requiere “una juventud que no esté minada ni por la pasión crítica destructiva y negativa ni por sometimiento servil a las dictaduras que envilecen; una juventud que esté unida para crear y no para destruir, para avanzar y renovarse, no para sentarse en el camino y renunciar a la lucha”. Conceptuaba a la autonomía como un mecanismo para dar vitalidad y engrandecer a la Universidad por su propio esfuerzo.

El Dr. Jorge Illueca señaló: “Cuando la Patria vagaba por las calles sin maestro, Méndez Pereira la tomó de la mano y la inició en la búsqueda de su propio futuro”. Se hace necesario que retomemos la visión del Maestro para así forjar la Universidad que la nación panameña necesita.

<>

Publicado el 14 de junio de 2009 en el diario El Panamá América

Consumidor

Consumidor

*
Rosendo Torres –  Sacerdote Jesuita

*

Característica de progreso material, al menos en el sentir y hablar de muchas personas, es el consumismo.

Consumismo es la tendencia inmoderada a adquirir o gastar o consumir bienes, no siempre necesarios. Vivimos en la sociedad de consumo. Y eso inevitablemente. Irreversiblemente.

En un ensayo de la Revista de la Universidad ND, un profesor delibera sobre este tema llamando al “consumidor: voluble subespecie humana”, refiriéndose a los EE.UU. (por supuesto, aplicable a Panamá), sociedad materialista orientada al consumismo y cómo la actual crisis financiera obliga a la gente a consumir menos (lo cual parece bueno), pero como el gastar menor daña a la economía (lo cual es malo) y como de hecho necesitamos que la gente gaste más de manera que los negocios del país recobren su salud (lo cual sería mejor). Describe la situación.

Afirma que estamos viviendo en una cultura que está totalmente “marketizada” de manera que una serie de teorías contemporáneas sostienen que uno no puede separar el mercadeo y la cultura, que están tan íntimamente ligadas, que si tiras de un hilo del tejido social y te quedas con que todo es mercado o marketing. El fundamento está basado en la premisa de que el mercadeo es el poderoso forjador de la estabilidad cultural y del cambio cultural. Es una manera de estructurar la experiencia de la gente, un modo de conformar el comportamiento que no podrá tener nada que ver con el comprar y vender productos.

Un ejemplo es el del pueblo norteamericano que está sumergido en un mar de mensajes, promociones, anuncios propagandísticos, la presión del semejante, expectaciones sociales, y multitud de voces en distinto tono lo acosa para comprar, para pertenecer, para mantenerse subiendo en la escala social y para expresarse a sí mismo.

La casa que tienes, los vestidos que vistes, el carro que manejas, son la expresión de ti mismo.

Eres lo que vistes, eres lo que comes, eres lo que posees, son algunos convencionalismos invisibles con los que funcionamos, con los que se establecen las diferencias sociales y los distintos grupos que se mueven en nuestra sociedad. Hablamos contra la sociedad de consumo, pero somos los grandes consumidores y miramos con sospecha cualquier crítica que se nos predique en contra, aunque en la actual crisis económica una solución va a ser el sustraerse a los impulsos de esa sociedad, lo cual es como querer convertir la noche en el día. Por eso, el ideal cristiano de que tratar de ser más que tener más cobra actualidad en estos tiempos de crisis, cuando se incrementa la publicidad del día del padre.

<>

Publicado el 14 de junio de 2009 en el diario El Panamá América

¿Ha llegado el ocaso del dólar?

¿Ha llegado el ocaso del dólar?
*
Ing. Eudoro Jaén Esquivel – Banquero y Diplomático
*

Surgen voces que abogan por el cambio del dólar como moneda de referencia global con el argumento de que se está debilitando, aún más durante la crisis y hay que buscar un substituto más estable. China continental está entre los primeros en sugerirlo, también algunos líderes de los Emiratos Árabes y, por supuesto, los enemigos de los americanos.

Los chinos y los árabes tienen buenas razones para tener aprehensión sobre el futuro del dólar; ambos tienen grandes reservas e inversiones en instrumentos de deuda del Tesoro americano. China, de hecho, es su mayor acreedor. Algunos miembros del OPEP han sugerido cambiar el dólar como moneda de cotización del precio del crudo por otra moneda, quizás el Euro.

Un retiro de las reservas en dólares de China y de los países árabes, como un cambio de moneda de referencia del precio del crudo tendrían consecuencias globales inconmensurables. Por el otro lado, los que continúan creyendo en el dólar, contestan que a los chinos les conviene mantener esa moneda estable y como referencia, pues además de tener sus reservas e inversiones en esa moneda, el pueblo americano es el gran consumidor de productos chinos que beneficia sus industrias.

Los defensores del dólar aducen que los pronunciamientos de los chinos son para aliviar las presiones de los americanos para que los chinos devalúen el renbimbi, su moneda oficial (1 renbimbi= 100 yuens), que se mantiene artificialmente alta.

El tema del futuro del dólar fue de alguna manera opacado por otros temas críticos durante la actual crisis, pero ahora surge de nuevo cuando se empiezan a ver brotes verdes de esperanzas de que finalmente la crisis empieza a tocar fondo. Los europeos apuestan a alza al Euro contra el dólar. Los rusos se unen a Irán y a China en pedir un cambio. Sólo hace unos días, el presidente Mevdeved, de Rusia, sugirió públicamente el cambio del dólar por los llamados “derechos especiales de giro” (“special drawing rights”) que emite el Fondo Monetario Internacional (FMI) a los países miembros. No es la primera vez que surge esta sugerencia; pero, ¿qué son estos “sdrs”, como se conocen en la jerga financiera?

El “sdr” es un activo de reserva internacional, creado en 1969 por el FMI para suplantar las reservas de los países miembros. Se asignan a los países de acuerdo a sus cuotas. Sirve como una unidad contable del FMI y otras instituciones financieras internacionales. Su valor se basa en una canasta de monedas claves. No es una moneda; ni representa una obligación contra el FMI; es una obligación potencial contra monedas de libre circulación de otros países miembros. Los tenedores de “sdrs” pueden obtener esas monedas en intercambio por “sdrs”.

El FMI publica diariamente el cambio de los “sdrs” contra el dólar. La tasa de interés de los “sdrs” se publica semanalmente. Nuestro país es miembro del FMI.

Teniendo el dólar como moneda de curso legal, seguramente debemos estar interesados en su futuro. Yo les dejo a mis paisanos más conocedores del tema la inquietud sobra la necesidad de estudiar cuál seria el impacto de un eventual cambio del dólar como moneda de referencia. Es un tema interesante que los entendidos debieran analizar, aun como un ejercicio técnico, si bien se quiere; pero que se hace necesario a medida que aumenta la presión contra el dólar.

Como ha sucedido en todas las crisis financieras de la historia, de la actual surgirán cambios significativos en el orden financiero, algunos de los cuales ya se están gestando y seguramente nos afectarán. Por lo tanto, hay que ir preparándonos. No podremos eludir el nuevo orden financiero.

Asumo que nuestras autoridades financieras y supervisoras, ahora que se congeló el TPC, tendrán tiempo para estudiar los efectos del advenimiento del nuevo orden.

<>

Publicado el 14 de junio de 2009 en el diario El Panamá América