El karma político

El karma político
*

JUAN CARLOS PASTOR –  Abogado
*

Buscando encontrar una imagen de lo que somos, ¡adivinen lo que encontré!, “Pro mundi beneficio” determinó inicialmente la función de nuestro Panamá; pero hay quienes desde su educación foránea y falta originaria de identidad social, solidaridad fingida o mal comprendida, han llegado a ocupar altas magistraturas por la gracia de Dios, pienso que con el propósito de que vivamos, suframos y aprendamos desde ellos, el reflejo de nosotros mismos como sociedad desvinculada, apática e insensible a sus males.

¿Qué nos recuerdan el, “juegavivo” , lo trivial, superficial, inconsulto, mediocridad, dependencia, criminalidad, impunidad e inequidad? Quisiera poder inspirar en mi país más recuerdos con las palabras libertad, honestidad, solidaridad, respeto, eficiencia, nacionalidad y todo lo que garantice lo nuestro para los nuestros, resultándome difícil.

Nuestro país y sus gobernantes parecen estar esperando que la Nación incremente su población para luego heredarle a la posteridad la oportunidad de atenderse con seriedad, precisamente cuando ya sea demasiado tarde y aunque suframos, desde ya, las consecuencias de tanta avaricia reflejada en delincuencia, secuestros, asesinatos y cada crimen orientado cada vez más, contra los propios asaltantes de nuestra integridad. ¿Será el caso de México o Colombia lo que nos depara el futuro panameño. Habrán surgido ellos como Panamá de una infancia tan irresponsable y coartada visión?

Lo peor no es la desproporción entre los robos, despilfarros, impunidades y todo vicio del poder frente a las miserables atenciones sociales y soluciones a los problemas de las mayorías populares en un país con tantos recursos, lo es, que esta actitud irracional de ser, es compartida y aprovechada en grave contubernios por los sectores dominantes y privilegiados, que se manejan y viven de la explotación insaciable a los globos populares condenados a la miseria y todo tipo de abusos, mientras les lavan el cerebro con apariencias de desarrollo, red de oportunidades, Estado de derecho, democracia y todo tipo de mentiras amparados en una pésima calidad de la educación a todo nivel y en el arte de propiciar la desorganización social obstaculizando cualquier acto solidario con abusos desde el poder y enfermando nuestras mentes con un capitalismo tan falso como su destino incierto y especulativo.

Nuestro expulsado presidente y su gestión han evidenciado como ningún otro el reflejo exacto de lo que somos cuando nos llenamos pecho y boca de orgullos vanos e inmerecidos, de logros casuales u oportunistas que en medida alguna resuelven el dolor de los desposeídos ni las necesidades tan caramente sociales y, sin embargo, con descaro las ponderan afirmando su crueldad e insensibilidad por encima del bien nacional.

Así llegó al poder y de igual forma se retira, con orgullo exacerbado y sus intereses personales más resueltos de lo que él mismo habría planificado, reconociendo o negando su fracaso, aunque él mismo no lo sufra y sufran otros por él, quien para colmo resulta compensado incalculables veces en el incremento evidente de sus intereses y un grato cargo en el PARLACEN sea que lo deseáramos o no, pagado durante cinco años más.

¡Carajo, es que nos parecemos tanto los unos a los otros! A un pueblo cruel, leyes y mandatarios iguales y viceversa.

Publicado el 12 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: