Deporte: un aliado contra la delincuencia

Deporte: un aliado contra la delincuencia

*

FEDERICO MELÉNDEZ VALDELAMAR

*

La seguridad ciudadana ha devenido en un tema de alto perfil en la agenda de la consolidación democrática de Panamá y por supuesto es uno de los ejes más examinados y analizados en los últimos años. Aunque no existe un enfoque “ideal” para prevenir la delincuencia y la violencia, intervenciones como los programas deportivos que adelanta el Programa de Seguridad Integral (PROSI) constituyen aportes pertinentes que pueden contribuir a reducir este flagelo que orada los cimientos de toda la sociedad.
Fútbol sala y baloncesto. Desde septiembre de 2008 al primer semestre de 2009 han participado 8,096 jóvenes en los municipios de San Miguelito, Colón, Panamá y David en estas iniciativas deportivas que adelanta el programa.
Canchas multiuso. Para el desarrollo óptimo y el logro eficaz de dichas iniciativas, el PROSI ha construido tres canchas recreativas multiuso en San Miguelito. Los escenarios recreativos se localizan en las comunidades de la Multi 16, Valle de Urracá y Altos del Mamey, donde la juventud de ese populoso distrito ha venido haciendo realidad la práctica de varias disciplinas deportivas en instalaciones cómodas y seguras. Danilo Toro, director ejecutivo del PROSI, indicó que están en construcción tres canchas más ubicadas en El Vallecito, Chamaco Córdoba y Chago Morales. “El avance físico de estas obras es satisfactorio” , ha explicado el funcionario, quien considera que antes que finalice el año estas instalaciones serán entregadas. El monto de la inversión de estas obras asciende a B/.193,761.84.

Toro externó que con estas obras se pone de manifiesto el interés creciente del gobierno por llevarle a nuestra juventud respuestas concretas e interactivas para la práctica saludable del deporte.
Centro de resocialización. No obstante, los proyectos del programa van más allá de lo estrictamente deportivo, en Paso Blanco, locación ubicada en la parte Este de la capital, está en construcción el proyecto denominado: “Diseño, Construcción y Equipamiento del Centro de Cumplimiento de la provincia de Panamá, para menores y jóvenes infractores”. El proyecto está ubicado en un polígono de 20 hectáreas, en la comunidad de Paso Blanco en el corregimiento de Pacora.
La población beneficiaria proyectada de jóvenes por avance en tratamiento es de ciento setenta y dos (172) y una población total de 300 personas que incluyen administrativos, custodios, policías y personal de soporte.

El proyecto contempla el diseño de un conjunto arquitectónico de edificios, además su construcción y equipamiento. La firma responsable de hacer realidad es proyecto es el Consorcio CCP, por un monto de B/.8,698,955.76.

Formulación de políticas. La violencia juvenil es un problema especialmente grave en la región y en muchos países, las tasas de homicidio juvenil son significativamente superiores al promedio mundial.
Para abordar los temas de violencia juvenil en Panamá, las autoridades responsables de formular políticas deben invertir en programas que han probado ser fructíferos luego de exhaustivas evaluaciones, por ejemplo: programas de mentores y desarrollo de la primera infancia; intervenciones para mantener a los jóvenes de alto riesgo en la escuela secundaria; y apertura de las escuelas fuera del horario de clases y durante los fines de semana, para ofrecer actividades y capacitación adicional.
*

Publicado el 8 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.

Derecho de los normalistas a una educación superior

Derecho de los normalistas a una educación superior

*
ROBERTO RUIZ DIAZ  – Abogado, Escritor

*
Sin conocer tan a fondo la lucha que llevaban los estudiantes, profesores y la comunidad santiagueña por la creación, implementación y respeto por el Instituto Pedagógico Superior J.D.A.,  yo presenté al electorado santiagueño, como una propuesta de mi plan de trabajo de resultar electo como diputado, cosa que no se dio, que se plantearía la creación de una Universidad Juan Demóstenes Arosemena. Es decir, me iba más allá de la creación de un Instituto Superior.

El hecho anterior, aunado a la intención de que igualmente en las instalaciones del Instituto Nacional de Agricultura, se creara una Universidad Especial Agropecuaria, utilizando el modelo del Instituto Zamorano. Ambos puntos, serían puntas de lanza de mi propuesta en el tema de la educación, aparte de la reforma curricular, que tanto se requiere para el resto del sistema educativo panameño.

El que haya perdido las elecciones para diputado en Santiago, no quiere decir que debemos abandonar a su suerte a esa gran escuela, como lo es la Augusta Normal de Santiago, que a través de los años nos ha dado grandes glorias, que cruzaron sus aulas y pasillos, tanto en lo político, lo laboral, comercial, intelectual y artístico, sin dejar pasar el ámbito deportivo. No es justo ahora, que no se le permita adaptarse a los nuevos tiempos, donde buscamos un educador debidamente capacitado y con la pedagogía suficiente.

¿Cuales son los intereses que se mueven detrás de evitar una ampliación de los estudios en la Escuela Normal, por medio del Instituto Superior Pedagógico? Esa es la pregunta que muchos se hacen y temo tener la respuesta. No es nada más, ni nada menos que los intereses económicos de universidades privadas, de las cuales hay muchas y de sobras en Panamá, que te quieren graduar profesionales sin mayores exigencias académicas, después que tengan para pagar semestres y cuatrimestres, bienvenido sea.

La Escuela Normal es semillero de maestros, pero hasta allí. En adelante los tienes que enviar a universidades privadas, incluso públicas, para que sean estos los receptores de ese caudal, no de intelecto, sino de dinero que entra a sus arcas. ¿Cuál es el problema de que exista una competencia sana, entre quienes imparten educación pública y privada, si vivimos en un modelo capitalista de libre mercado? Solo el tiempo dará la razón. Dejemos a la Normal de Santiago superarse y veamos en el futuro la calidad de educación que imparten quienes egresan de un Instituto Superior Pedagógico JDA y el resto de universidades. La idea es que no le cortemos alas al ánimo de estudio y perfeccionamiento por el simple hecho de verlo como una competencia que reduce la ganancia de una universidad.

Así veo las cosas y así las cuento.
*

Publicado el 8 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.

Una amenaza crítica

Una amenaza crítica

ERNESTO A. HOLDER- Comunicador social, Escritor


Hace una semana se reportaron doce asesinatos en tres días. A mediados de la semana pasada, la hija de una querida amiga fue víctima de uno de las ya conocidos ‘secuestros express’; fue retenida por un poco más de una hora, paseada por varios cajeros automáticos con una capucha en la cabeza, aterrorizada durante el proceso, hasta que fue abandonada en una oscura calle en la comunidad de Juan Díaz.

Todos hemos participado de la discusión que se lleva en estos momentos sobre la seguridad de la población frente a lo que, indudablemente, es un aumento en la ola delictiva. Real o aparente, para los que ya llevamos poco más de cuatro décadas de vivir en este país, jamás nos hemos sentido tan inseguros.

En febrero de 2006, en Nueva York, la Organización de las Naciones Unidas auspició la conferencia titulada “Crisis of Governance: The International Stake in Sustaining Democracy in Latin America”. El secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, participó refiriéndose a la conexión entre crecimiento económico y “males sociales”.

Señaló que América Latina ha alcanzado grandes avances en términos de libertades (refiriéndose al giro democrático en el hemisferio), y que esto sentaba las bases para el crecimiento económico necesario.
Panamá acaba de revalidar esa libertad democrática el pasado 3 de mayo y hemos vivido en los últimos años el crecimiento económico al que se refería Insulza, mermada por la crisis financiara que vive el mundo desde hace ya un poco más de un año.

En la mencionada conferencia, Insulza identificó “la pobreza y la violencia como las mayores amenazas a la estabilidad en la región”.
En la misma conferencia, Louise Fréchette, la entonces sub-secretaria general de la Organización de las Naciones Unidas, señaló que: “América Latina sigue siendo la región más desigual del mundo” y que “un aumento en la violencia y el crimen, ligado por algunos observadores a las inequidades y debilidades del Estado, representa no sólo una amenaza a los ciudadanos, sino también al crecimiento…”.

En la región —y particularmente en nuestro país—, la situación actual parece validar algunos conceptos discutidos en la conferencia.
Este reto, el de la seguridad ciudadana, y con base en lo que se ha vivido en varios sectores del país tan solo en los últimos quince días, será la prueba de fuego para la nueva administración. No nos sentimos seguros en las calles y la resolución del problema a mediano plazo requiere de la visión estratégica en varias áreas de desarrollo.

Como ya dijimos, debemos “considerar la revisión del rol social que ejercen todas las actividades que influyen en el crecimiento y desarrollo de los ciudadanos, (…). Revisemos el proceso educativo (…). Revisemos las ofertas de entretenimiento y distracción. La inversión en cultura con contenidos educativos y que involucren a los jóvenes en la creación y evaluación estética de las expresiones artísticas. Revisemos el papel de los medios”.

Nuestro nuevo gobierno debe tomar ejemplo en los señalamientos de Insulza, quien hizo hincapié en la necesidad urgente de atender y resolver los problemas de la violencia y la pobreza para crear la confianza que merecen de sus ciudadanos, confianza claramente amenazada por la realidad.
*

Publicado el 8 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.-

Calentamiento global y su efecto en los mares

Calentamiento global y su efecto en los mares

Gabriela Etchelecu – Directora Ejecutiva de la Fundación Mar Viva
*
Los océanos representan el 70% de la superficie de la Tierra y contienen la mayor parte de la vida del planeta. El mar no sólo es fuente importante de alimento para el hombre, sino que el fitoplancton que aloja produce la mayor parte del oxígeno que respiramos diariamente. Los mares son un regulador ambiental importante, influye en los cambios de temperatura y efectos del clima en los continentes. El 90% del transporte de comercio del mundo se realiza por medio acuático. El valor económico y social del mar se ha reconocido por años, al punto que lograr acceso a él ha sido causa de guerras.

En cuanto al Calentamiento Global, éste es el aumento de promedio de la temperatura en determinado tiempo; y su principal causa es el aumento de C02 en la atmósfera producto de la actividad humana. Los árboles pueden utilizar una cantidad limitada de este gas, y hace años ya que estamos produciendo mucho más del que la naturaleza puede resistir. Se ha señalado que 2/5 del CO2 de la atmósfera proviene de la producción de energía. Otras fuentes importantes son los medios de transporte que emplean combustibles fósiles.

Desde la Era industrial (hace poco más de 50 años), hasta hoy en día, se ha registrado un aumento promedio de 0.7 °C en la temperatura del planeta. Según las condiciones, hay lugares donde el aumento es de hasta 5° consecuencia de microclimas y condiciones específicas de ciertos lugares. Según las proyecciones, se estima un aumento de hasta 5°C para el fin de siglo.

Algunas consecuencias que podemos apreciar por este cambio de temperatura son: disminución del hielo en los casquetes polares, cambios en el clima y aumento de gases de invernadero. Otro efecto alarmante es el aumento del nivel del mar. Se estima que si se derriten los hielos (proyección a menos de 50 años) el nivel del mar subirá más de 30 km de altura. Esto significa que las playas a nivel del mar desaparecerán, así como las ciudades costeras, campos de agricultura, las islas; se salinizarán muchas fuentes de agua dulce. Considerando que 8 de las 10 principales ciudades del mundo están en las costas y a nivel del mar, podemos prever una gran movilización humana en los próximos años.

Al desaparecer las playas, desaparecerán los sitios de crianza de muchas especies marinas de las cuales nos alimentamos, no habrá sitio para anidación de tortugas, el mangle perecerá y con él uno de los ecosistemas más importantes del mar y barrera natural de las costas contra fenómenos climáticos agresivos.

Cuando hablamos de calentamiento global, las consecuencias del mismo son tan extensas y catastróficas que pareciera que estuviéramos hablando de ciencia ficción. Lamentablemente todo esto es verdad, y no estamos haciendo lo suficiente a nivel global para poder revertir este efecto, como lo hicimos cuando el mundo se enfrentó con la crisis del hueco que se presentó en la capa de Ozono. Para detenerlo, urge un compromiso de todos y que empecemos ya a implementar los cambios necesarios, tales como eliminar fuentes de emisión de gases de invernadero, utilizar automóviles que no produzcan CO2, usar tecnologías eficientes y sostenibles con un enfoque en energía renovable; promover la reforestación y preservar los bosques, entre otros.

Publicado el 8 de junio de 2009 en el diario El Panamá America

La opinión del profesor

La opinión del profesor

Manuel Castro Rodríguez – Catedrático

*
Escribo el 3/6/2009, cuando la XXXIX Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó por consenso: “la Resolución VI adoptada el 31 de enero de 1962 en la Octava Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, mediante la cual se excluyó al Gobierno de Cuba de su participación en el Sistema Interamericano, queda sin efecto en la Organización de Estados Americanos”.

EE.UU. argumentó en 1962 que el Gobierno de Fidel Castro era incompatible con los principios democráticos de la OEA; una inmoralidad manifiesta, ya que Guatemala, Haití, Nicaragua y Paraguay estaban gobernados por dictadores de derecha y votaron a favor de la exclusión del gobierno cubano. La OEA siempre fue complaciente con los dictadores de derecha que proliferaron en América Latina durante el siglo XX: Somoza, Batista, Trujillo, Stroessner, Duvalier, Pinochet, etc.

La resolución aprobada el 3/6/2009 en Honduras, expresa: “la participación de Cuba en la OEA será el resultado de un proceso de diálogo iniciado a solicitud del Gobierno de Cuba y de conformidad con las prácticas, los propósitos y principios de la OEA”. ¿Fidel Castro podrá evadir la Carta Democrática Interamericana (http://www.oas.org/charter/docs_es/resolucion1_es.htm), aprobada por la Asamblea General de la OEA el 11/9/2001?

El Sistema Interamericano está integrado por la OEA, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otras instituciones y organizaciones subregionales. Al gobierno cubano le convendría recibir ayuda del BID, ya que no tiene liquidez –ver Panamá América, 1/6/2009-. Hace casi siete años, el 8/12/2002, los países miembros del CARICOM acordaron “apoyar la pronta entrada de Cuba al Acuerdo de Cotonou entre el Grupo ACP y la Unión Europea” (http://www.granma.cu/documento/espanol02/070-e.htm). A pesar de las ventajas económicas que obtendría Cuba, la “pronta entrada” no se ha realizado porque el Acuerdo de Cotonou tiene mecanismos para la protección de los derechos humanos. ¿Cambiará Fidel su posición?

Fidel Castro ha dicho: “Nos ofende incluso, al suponer que estamos deseosos de ingresar en la OEA”. Reiteradamente ha afirmado que Cuba no regresará a la OEA. Si acepta la Carta Democrática Interamericana, terminaría su régimen de cincuenta años en el poder.
*

Publicado el 8 de junio de 2009 en el diario El Panamá América

Designación de Rogelio, “¿Albarranco?”

Designación de Rogelio, “¿Albarranco?”

Adelita Coriat  – Periodista
*
Es curioso cómo los discursos políticos sufren una gran metamorfosis con el tiempo, pareciera que se carcome la memoria y lo dicho tiende a olvidarse. Hace algunos meses Javier Jusitiniani, uno de los colaboradores de la campaña del CD renunció al colectivo por lo que él mismo denominó “indiferencias irreconciliables”. En ese momento, el partido lanzó un comunicado en el cual señalaba que no avalarían candidaturas de personas con antecedentes penales ni con procesos pendientes con la justicia; ahí se enterraba el futuro político de Justiniani.

No obstante, el mismo partido no fue capaz de aplicar este mismo manifiesto al hoy diputado Rogelio Alba, designado gobernador de Kuna Yala, tierra que lo vio nacer. El problema es que, además de la ácida crítica de la opinión pública, ni sus propios coterráneos lo quieren en el puesto y ya se organizan para protestar contra de la deferencia de Martinelli.

Sobre Alba pesan seis expedientes en la Corte Suprema de Justicia, tres de ellos están bajo investigación. El diputado, que goza de inmunidad hasta el 30 de junio, fue acusado de recibir dinero del narcotráfico, por delito contra la fe pública, contrabando, hasta su esposa lo denunció de haber cobrado a su nombre cheques de la Asamblea, y robo de dinero de las becas de varios estudiantes por la comarca. ¡Semejante razón tienen los Sailas para estar disgustados!

Me pregunto, ¿qué habrá ocurrido con los asesores de Martinelli que no le alertan y lo dejan meter la pata tan a fondo? Antes fuimos testigos cómo tuvieron que echar “revoch” cuando se nombró a Tamburelli en un cargo que ni siquiera cumplía los requisitos mínimos que exigía la ley, la ANAM. La presión de la opinión pública fue suficiente para retirar su nombramiento. ¿Y qué decir de la supuesta desaparición del FIS que se prometió en campaña? Ahora lo que se evaporó fue el nombre que conmutó por otro similar donde Tamburelli estará al frente.

Si Martinelli prometió gobernar con los mejores, ¿será Rogelio Alba la mejor representación de “los mejores” o habrá otros en la comarca? ¿Aplicará el manifiesto del partido en forma selectiva o para todos por igual?

Publicado el 8 de junio de 2009 en el diario El Panamá América

Calle Arriba y Calle Abajo

Calle Arriba y Calle Abajo

Saúl Maloul – Abogado
*

Cualquier calle, de cualquier pueblo, en cualquier carnaval. Éramos muchos, y éramos pocos. O de la USMA o de la Nacional. Había abogados, algunos cuantos ingenieros, doctores y demás; algunos éramos primos, y mientras los doctores le entraban por su gente de la Nacional, los abogados, lo hacíamos, por la gente de la USMA.

Una sola cosa en común: nadie cambiaba la reunión a guitarra, con unos “snacks” improvisados, un buen vino y unos buenos quesos. Siempre que el Consorcio estuviera presente o que el inocornio azul se dejara ver entre los arbustos del jardín de un buen samaritano o buena samaritana.

No vayan a creer que era en El Chorrillo o en Santa Ana. No, nosotros éramos y algunos seguimos siendo, clase media. Algunos, en Paitilla, otros en Marbella o en Obarrio, y otros más, en Bella Vista. ¿Pero, tú eres el médico o el abogado? La pregunta de siempre…

No nos gustaban las etiquetas, así es que no confundíamos soñar y el derecho de soñar, con el comunismo. Teníamos grandes valores, y creo que todos, sin excepción, hemos sabido transmitirlos a nuestro entorno, a nuestra manera. Cualquiera diría… Sinatra. Casados, solterones, divorciados o unidos, casi nunca nos importó lo que dijera la gente de nosotros. El único credo que nos dividía era nuestro apellido.

¿Cómo es que ahora la apariencia es más importante que la realidad? Mira que dije apariencia, que no percepción, pues éste sí es un concepto legítimo en la política en general. ¿De cuándo para acá nos volvimos “snobs”, conformistas y dispuestos a ponerle un cliché a quien se nos ponga enfrente?

¿De cuándo acá lo importante no es tener valores, sino que todo el mundo crea que los tienes? ¿Cuándo nos enseñaron que teníamos que explicarnos y publicarlo todo, si nos dijeron que tu mano derecha no tenía que saber de las bondades que hacía la izquierda y viceversa? ¿Desde cuándo valemos lo que la gente cree que valemos?

Mi generación, mi gente, los abogados, sicólogos, arquitectos, médicos y hasta ingenieros, es la autora silenciosa de estos maravillosos cambios que solamente nos permite construir la sociedad democrática.

Los huesos viejos, -de todas partes e ideologías-, solamente han querido que regresáramos a modelos antidemocráticos, con fachada de democracia. Nosotros conquistamos las cosas que hacen a éste sistema único, diferente y parte de nuestro futuro, no de nuestro pasado.

No permitamos que la diatriba, el interés particular y los malos propósitos de gente que quiere enseñarnos cosas que nosotros no queremos aprender, nos hagan retroceder frente a estas realizaciones. Nosotros, como apoderados de las mismas, tenemos la obligación de pasarlas, mejoradas a nuestros hijos. Ahora que la tierra está abonada, los árboles, las matas y las plantas están sembradas; démosle tiempo a las flores para que abran sus espléndidos pétalos y nos enseñen su bellísimo e inigualable color.

Publicado el 8 de junio de 2009 en el diario El Panamá América