El marxismo no sirve como consigna

El marxismo no sirve como consigna


Carlos A. Voloj Pereira – Abogado, Catedrático universitario, Escritor…

*
Soy de la opinión de que el marxismo–leninismo estaba llamado a su propia destrucción, porque había nacido de una utopía violenta que sus propios ejecutores convirtieron en seductor ideal político que cautivó a muchos jóvenes idealistas sedientos de justicia social para los pobres en detrimento de la iniciativa privada y la superación personal. El marxismo cabía en un sector humano, en un sector humano conformista sin ambiciones ni creatividad alguna. Pareciera que el comunista ideólogo se resiste a admitir que el conglomerado humano está compuesto de pensamientos, tendencias filosóficas y sociales, anhelos, esperanzas, determinaciones… todo lo que emana de la naturaleza humana y espiritual.

Ha quedado demostrado que no es posible aplicarle la misma manera de vivir a todos atándoles la libertad de discernimiento y de movimiento, pretendiendo ignorar el libre albedrío de los hombres. Por eso ha fracasado, –entre otras razones– este sistema. El marxismo ha fracasado igualmente porque ya los pueblos han comprobado la falsedad de los sofismas marxistas, acabándose así los demagogos caballitos de batalla con los que azuzaban las “revoluciones” y alimentaban el espíritu guerrillero de los ingenuos jóvenes que usaban como carne de cañón.

Recientemente en México explotó una extemporánea sublevación política, a todas luces, inoportuna e inconveniente en momentos cuando ese gran país ha luchado auténticamente por lograr la democracia que ya ha dado sus frutos y está encaminada a un significativo triunfo democrático. ¿Quién necesita guerrillas en México? Los que viven de ella y se aprovechan del trastorno y la confusión que provocan. ¿Quiénes viven de las guerrillas? Los traficantes de armas y del chantaje político. ¿Quién duda de que en la hermana República de Colombia hay libertad, hay democracia y progreso? Esos que viven o que tienen como meta llegar a las mesas de negociaciones para presionar y obtener un pedazo grande o chico del pastel de la cosa pública, esos que se enriquecen con la matanza de inocentes para luego utilizar ese dinero en hacer sus campañas políticas… esos que quieren estar vigentes en alguna forma, esos… son los que no pasarán por estar, precisamente, pasados de moda.

El marxismo como ideal se ha debilitado de tal manera que ya no sirve como consigna e incentivo político y social. Ha quedado en evidencia que la democracia, con todas sus fallas y contradicciones, es la menos mala entre las formas de gobierno y con ella se pueden cristalizar las más caras aspiraciones de los pueblos sin que haya que matarse unos a otros para conseguirlo.

Los marxistas se equivocaron al pensar que ellos monopolizaban la lucha por la justicia y el bienestar social. Otras corrientes y la fuerza de la justicia social de la Iglesia católica, convencieron rotundamente a los pueblos latinoamericanos de que todas las aspiraciones de vida podían ser realidades sin tener que matar a nadie ni subvertir el orden nacional.

Ahora los políticos mercenarios de ese sistema desfasado y obsoleto, ven que el negocio se les acaba y se van a quedar sin nada que hacer. Los pueblos odian y rechazan a las guerrillas asesinas en todo el continente.

Los gobiernos democráticos se están haciendo muy fuertes en América, ya se han quedado en el pasado los regímenes susceptibles de rebeliones populares para dar paso a las rebeliones electorales.
Publicado el 16 de julio de 2008 en el diario La Prensa

Los ríos de Chiriquí en la mira

Los ríos de Chiriquí en la mira
Carlos Eduardo Galán Ponce – Ingeniero Agrónomo, Escritor
*
Si esta provincia es el centro más importante de producción agropecuaria del país y el más frecuentado destino nacional de ecoturismo, se debe a toda una serie de razones. Condiciones naturales como la fertilidad de nuestros suelos, hermosas playas vírgenes, climas agradables, una gran flora y fauna nativa, bosques milenarios y caudalosos ríos de aguas cristalinas. Y una cultura de manejo responsable de este escenario natural, desde los albores de la República. A pesar de que las actividades agrícolas han afectado el entorno natural, especialmente en las zonas altas, sus efectos se ven mitigados por la diversidad de los cultivos que predominan en las diferentes zonas.

A esta diversidad se ha debido que exista una estabilidad en nuestros climas, que se mantengan las bajas temperaturas en las montañas y que los niveles de lluvias se conserven aceptables para la actividad agrícola. Estos factores, sumados a nuestra actual área de bosques, ha logrado que sea apreciable el caudal de nuestros ríos, cuyas aguas históricamente hemos sabido utilizar, tanto como fuente de energía, como con propósitos agrícolas.

En 1907 los fundadores de Boquete ya utilizaban su fuerza para mover desde maquinarias para beneficiar su café, hasta dínamos para obtener alumbrado. Pero no nos mantuvimos en ese pasado, todo lo contrario. En los años 30 ya contábamos con las plantas hidroeléctricas de Macho Monte y Boquete, ambas obra de empresas chiricanas. Continúa Empresas Eléctricas de Chiriquí, S.A. construyendo las plantas de Dolega y la de Caldera inaugurada en 1957, con una red de distribución que llevaba energía a nuestros pueblos más distantes, a tres centavos el kilovatio. En la misma época, en Volcán, ruedas Pelton eran utilizadas para llevar aguas a los canales de riego.

Y el recién inaugurado sistema de riego Remigio Rojas, en el distrito de Alanje, no es más que la modernización del eficiente canal de riego, construido por el agricultor del mismo nombre, hace más de 50 años. Fue la forma de hacerle frente a nuestras necesidades, sin excesos y cuidando el medio ambiente. Y aunque tradicionalmente empresas chiricanas han abastecido a la provincia de toda la energía eléctrica necesaria, tampoco se nos puede tildar de mezquinos. Con nuestros recursos hídricos hoy se generan para el país más de 500 megavatios de potencia. Que cuatro “vivos” convierten en dinero para sus bolsillos al precio del petróleo. Diez veces las necesidades de esta provincia.

Desde el nacimiento de la República, la ciudad capital y nosotros adoptamos estilos de vida totalmente diferentes. Mientras los pioneros de esta distante provincia se dedicaban a producir alimentos y tuvieron que ingeniarse para proveerse sus servicios básicos, en la ciudad capital tomaban lugar las actividades políticas, comerciales, de servicios y de entretenimiento, más cómodas y rentables. Empresas extranjeras le proporcionaban energía eléctrica, gas, agua y telefonía y hasta le construían las carreteras. Y aun en el comercio, cuando Empresas Romero en 1920 establecía almacenes en lugares de difícil acceso y distantes de David, para surtir esas poblaciones de los artículos necesarios, dándole golosinas de “ñapa” a los niños, la ciudad de Panamá hacía shopping en los comisariatos de la Zona.

Mientras aquí procurábamos conservar intactos los ríos donde aprendimos a nadar y las playas donde acampábamos en familia, la vida alegre de la ciudad capital convertía sus ríos en depósitos de basura y sus playas en pestilentes fosas sépticas. Les devolvieron los gringos un hermoso complejo urbanístico, similar a los hermosos barrios de antaño y hoy se dedican a destruir ambos. Recibieron de ellos extensas zonas boscosas naturales y mares y playas limpios y hoy, llenan esas playas de basura, rellenan los mares para su venta y para regalar a sus compinches y les faltan horas del día y de la noche para derribar los bosques.

El apetito insaciable de empresarios nacionales y extranjeros, en contubernio con la corrupción y la falta visión y de amor patrio de las autoridades, ha decidido convertir a la ciudad de Panamá en un hacinamiento humano. Una aglomeración de carros y de enormes cajones de vidrio y cemento donde en pocos metros de terreno apretujan a seres vivos por millares. Una importación de individuos que sin pagar impuestos exigen todo lo que cada día es más difícil proveer: agua, energía, calles, espacio, seguridad, comida. Servida con 25% de descuento… y para que seguir. Y a cambio, traen un dinero que cada día vale menos y depositan en el país cantidades generosas de gases contaminantes y de productos de su catabolismo. Sumados a la violencia creciente.

Hasta aquí pareciera que los chiricanos podemos lavarnos las manos, que eso es problema de ellos, que como dicen nuestros campesinos: “cada uno sabe dónde amarra su caballo”. Pero el problema es que esos nuevos corsarios quieren “amarrar su caballo” aquí. Repetir lo que hoy le hacen a su ciudad. Venir a Boquete a derribar los bosques para plantar cemento y crear asentamientos humanos. Venir a tomarse nuestros ríos, no para producir algo, sino para brindarles a los que vivan en esos mamotretos, golosos consumidores de energía, el placer de vivir refrigerados las 24 horas del día. Y vender energía a otros países.

Es el apetito desmedido de los mismos grupos económicos que nunca se preocuparon por proveer de los servicios básicos ni a su propia comunidad y que a pesar de que optaron por la comodidad de recibirlos de empresas extranjeras, eso no les impidió contaminar las fuentes de agua que Dios les dejó en confianza. Ahora quieren tomarse los ríos y los bosques que otros supieron cuidar y acabar con todo lo que ya destruyeron en su comunidad.
Publicado el 16 de julio de 2008 en el diario La Prensa.

Petaquilla. Retrato de un crímen ecológico

Petaquilla- Retrato de un crimen ecológico
Rafael Montes Gómez – Asistente Legal – Escritor
*
La desvergüenza de muchos no tiene límites a la hora de figurar en lo político y tratar de quedar bien con Dios y con el diablo. Molejón, un lugar olvidado del mundo, ahora es citado como el punto de partida de una caminata que culminará en Coclecito, para conmemorar el aniversario de la muerte de Omar Torrijos, y cuyo orador de fondo es el candidato presidencial Juan Carlos Navarro. Asumimos que caminarán por la trocha que abrió la minera Petaquilla. Cabe recordar que el alcalde, tras su gestión en Ancón, fue galardonado en 1994 por CNN y la revista Time como líder latinoamericano del milenio. Es contradictorio que, justamente, entre Molejón y Coclecito, se registre uno de los desastres ecológicos más grandes del país, sin que Navarro haya hecho nada por detener el crimen que se desarrolla en nuestros bosques.

Según La Prensa, del 3 de julio de 2007, el “ensordecedor ruido de las motosierras, la estrepitosa caída de los árboles, el avance imparable de las palas mecánicas y la contaminación de las quebradas, han convertido la espesa selva de Molejón en un sitio inhabitable. Cientos de hectáreas han sido devastadas a lo largo de las vías que la empresa ha construido para llegar a los campamentos, en Molejón, sitio que ha sido establecido como el yacimiento aurífero más importante de la región. José Yangüez, dirigente del Comité Pro Cierre de la mina Petaquilla, dijo que peces, camarones, tigres y otras especies han muerto por la contaminación de las aguas. Yangüez sostiene que el Gobierno dice defender la ecología, pero no hace nada por detener a Petaquilla.

Ya se está viendo en Coclesito, según denuncian sus moradores, la venta de licor y la celebración de fiestas, incluso se observan actividades de prostitución”. Todo lleva a preguntar: ¿Pensaran que parte del legado de Omar incluye la devastación de nuestros bosques? ¿Olvidará Navarro su pasado ecológico? ¿Le hará honor al tema por el cual logró catapultarse como líder? ¿Hablará Navarro en su discurso de fondo en Coclecito en contra de la minera y los sinvergüenzas gubernamentales que han permitido a los piratas modernos, despojar a nuestra nación de sus activos naturales? Llegará el 31 de julio y veremos.

Publicado el 16 de julio de 2008 en el diario La Prensa.

No se puede donar todo

No se puede donar todo

Ana Muñoz –  Periodista, Escritora…

Un ciudadano de la Unión Europea genera una media de 500 kilos de desechos al año; un ciudadano estadounidense, más de 700 kilos; y un latinoamericano alrededor de 350. Los más de seis mil millones de personas que vivimos en el planeta generamos más de mil millones de toneladas de basura. A este ritmo de producción, consumo y desecho, necesitaríamos más de dos planetas como la Tierra para sobrevivir, según advierte Greenpeace.

La basura se ha convertido en una forma rápida de ganar dinero y subsistir en los países empobrecidos del Sur. Miles de negocios florecen en el mundo dedicados al reciclaje y eliminación de residuos. Tan sólo en México existen más de 150,000 empresas de este tipo. Además, tenemos miles de imágenes en nuestra retina de niños, hombres y mujeres buscando en los vertederos de grandes ciudades del Sur, donde reciclan o desmontan materiales peligrosos sin ningún tipo de medidas de seguridad. En ciudades de China, India o Pakistán, adultos y niños trabajan por poco más de un dólar al día en condiciones insalubres y sin ningún tipo de regulación. A medida que los ríos y el suelo absorben un creciente flujo de agentes cancerígenos y otras toxinas, las personas comienzan a padecer problemas respiratorios, según indican recientes informes del área de Guangdong en China.

Sin embargo, el problema viene de antes. Un informe oficial del gobierno holandés denuncia que el 15% de los residuos que envía Europa a África o a Asia no cumple las normas comunitarias y que llegan a producir serios problemas e, incluso, la muerte de personas.

Las basuras electrónicas son otro de los grandes problemas. Tan sólo en Estados Unidos, cada año más de 40 millones de ordenadores pasan a ser obsoletos. La mayoría de estos desechos son enviados a países asiáticos o africanos. Con las más de seis millones de toneladas de material electrónico desechable que produce Europa, se podría enterrar la ciudad de Nairobi, Kenia, con más de 2,5 millones de personas.

Organizaciones ecologistas de todo el mundo denuncian que los países empobrecidos no pueden convertirse en el vertedero de los ricos. Explican que las empresas tecnológicas no asumen ninguna responsabilidad por la contaminación que provocan. Y critican las posiciones de algunos países ricos, como Estados Unidos, que se ha negado a firmar la Convención de Basilea, un acuerdo internacional que firmaron los demás países del Norte y que pretende limitar la exportación de desechos peligrosos.

Por cada tonelada de residuos que generamos en el uso y consumo, se han producido previamente cinco toneladas de desperdicios en su fabricación y 20 toneladas de desechos en la extracción de las materias primas. Así, se pone de manifiesto que el problema de los deshechos es ahora más que nunca un “problema en el cambio de hábitos de consumo”.

Reciclar es un imperativo y hacerlo bien de forma segura, una exigencia que la sociedad civil tiene que hacer a sus gobiernos. Sin embargo, los residuos son un “problema” de todos, y cada uno de los ciudadanos del planeta ha de ser consciente de ello. Todos podemos hacer algo para reducir nuestro consumo: pensar si necesitamos en realidad lo que vamos a comprar, utilizar servilletas y manteles de tela y no de papel, pensar si de lo que nos vamos a desprender es posible reutilizarlo, evitar comprar demasiados envases, consumir pilas recargables… Acciones que están en nuestra mano y que mejoran la vida en nuestro planeta.

Publicado el 16 de julio de 2008 en el diario El Panamá America

País mojado

País mojado

Raúl Leis R. – Sociologo, Educador y Escritor..
*

Quinientos millones de personas en el mundo sufren la escasez casi total de agua potable, y si las cosas van como van la cifra se incrementará cinco veces más en la próxima década, lo que quiere decir que una de cada tres personas estarán afectadas por esta situación, en especial, los subdesarrollados. Aunque Panamá es el segundo país, después de Nicaragua, con mayor disponibilidad hídrica de Centroamérica, actualmente el 11% de la población carece del servicio de agua potable, y entre 27% y 35% de las personas les llega el vital líquido de forma irregular.

Las mayores amenazas al acceso al agua potable son la degradación/depredación ambiental y la globalización corporativa. La primera, a través de la deforestación y la desertificación; y la segunda, mediante la privatización del agua como fenómeno progresivo y exportado agresivamente con argumentos falaces de la liberalización del comercio, desarrollo económico y disminución de la deuda.

Ecuador ha dado un paso importante en la dirección correcta al aprobar la Asamblea Nacional Constituyente varios artículos en torno a los recursos hídricos, como estos tres principios: 1. El agua es un patrimonio nacional estratégico de uso público, por lo tanto, se prohíbe toda forma de apropiación privada. 2. El derecho al agua es un derecho humano fundamental e irrenunciable. 3. La gestión del agua es exclusivamente pública o comunitaria; dando así un alto a quienes pretendían convertir el agua en una mercancía.

También otorgan prioridad al riego que garantice la seguridad alimentaria y un conjunto de medidas transitorias como la formulación inmediata de una nueva ley de recursos hídricos que regulará los permisos de uso y aprovechamiento actuales y futuros del agua, sus plazos, condiciones, mecanismos de revisión y auditoría, para asegurar la formalización y la distribución equitativa de este patrimonio, quedando pendiente la elaboración de esta ley de manera amplia y participativa, pues debe establecer los mecanismos para terminar con la inequidad y el abuso en el reparto y uso del agua.

Realizarán una auditoría a las empresas privadas que prestan servicios relacionados con el agua realizada cuando entre en vigencia la nueva Constitución. Los resultados permitirán redefinir o terminar los contratos con estas empresas, quedando pendiente la formulación de los términos de esa auditoría, la vigilancia de su proceso, y la formulación de mecanismos para garantizar participación ciudadana en los organismos de gestión del agua.

Como señalan Dennis García y Juan Martínes de la sociedad civil, “Todos quienes nos hemos comprometido con el agua, hemos logrado “mojar” la nueva Constitución. Pero el trabajo no ha terminado, tenemos aún grandes tareas pendientes y debemos estar atentos al trabajo que realicen los miembros de la comisión de redacción de la nueva Constitución. Este es sólo un primer paso. Quedan aún muchos que dar para garantizar que lo que se ha logrado plasmar en la Constitución no sea letra muerta”.

En Panamá deberíamos “mojar” no sólo la Constitución y las leyes, sino las políticas públicas, las propuestas electorales, las agendas de debate, los actores sociales, políticos y económicos de toda la sociedad, pues el tema del agua es clave en el presente y futuro de Panamá.

raulleisr@hotmail.com

Publicado el 16 de julio de 2008 en el diario El Panamá América

Nuestro medio ambiente

Nuestro medio ambiente

Eduardo A. Esquivel R.
– Ingeniero, Escritor..

*
Hace unos días, los diarios locales resaltaban la noticia del que el Segundo Tribunal de Justicia anuló un absurdo fallo de sobreseimiento provisional para el Sr. “Charro ” Espino, otorgado por un Juez de La Chorrera, y procedía a un llamamiento a juicio contra el sindicado. El fallo era una aberración jurídica y demostraba, sin duda, una ignorancia inexcusable, para no decir algo peor. Curioso fue que la ANAM guardó un silencio sepulcral tras este fallo a pesar que, anteriormente, sus técnicos habían comprobado el delito ecológico, y la institución había sancionado al señor Espino con una multa.

Es por esto que, en este caso, los medios de comunicación se equivocan al decir que el Sr. Espino es acusado de “Supuesto” Delito Ecológico. La ANAM, que es la máxima autoridad nacional en asuntos ambientales, comprobó el delito ecológico, como está muy claro en su informe técnico, y apicó la sanción, como lo prueba la multa que impuso. Aparte de esto, el daño irreversible a unas 38 hectáreas de manglar, también fue corroborado por tres grupos de peritos independientes.

El caso es complejo, porque en el expediente se ven actuaciones sospechosas de funcionarios de Reforma Agraria, y de la ARAP, que implican la propiedad de los terrenos afectados.

Lo que sí tengo certeza, y también la debe tener la ANAM, es que el daño al manglar y al ecosistema en este sitio, no ha sido mitigado. No se ha reforestado un metro cuadrado de los manglares destruidos. Y, si los rumores son ciertos, estas tierras ya se han negociado y vendido en sumas millonarias, incluyendo playas y manglares.

Publicado el 16 de julio de 2008 en el diario El Panamá América

Objetivos estratégicos para un Panamá libre de drogas

Objetivos estratégicos para un Panamá libre de drogas

Joaquín Arias E. -Presidente de la Fundación Panameña Pro Vida, Asesor, Escritor..

*
Hay que desarrollar, a través de la información y la tecnología actualizada, los lineamientos para combatir efectivamente los tres frentes de la lucha contra las drogas, que son la prevención educativa, la rehabilitación del adicto y la guerra contra el narcotráfico.

Como primer objetivo hacemos énfasis en la creación de la ley que regule la política de Estado para combatir el narcotráfico, logrando la estrategia fundamental de diferenciar a los traficantes de sus víctimas, estableciendo parámetros legales que así convengan. Con esta modalidad seremos el primer país del mundo que, actualizado con las estrategias modernas, lograría un alto rendimiento con la mayor eficacia y dirección correcta posible para combatir este flagelo. También nos brinda la posibilidad de desarrollar nuevas técnicas para combatir a los narcotraficantes, ya que las pautas actuales para enfrentarlos cambian en la medida que los combatimos, pues la tecnología avanza a diario y ellos tienen el dinero para comprarla.

Existe una notable diferencia en esta guerra cuando se combaten los tres frentes por separado, pues sólo así disminuiremos la capacidad de reacción de estos criminales, separándolos de sus víctimas, que son nuestros ciudadanos que las consumen; y también logramos proteger, mediante la prevención educativa, a nuestra juventud, disminuyendo el riesgo de que caigan en esta trampa mortal. Con esta arma estratégica logramos impulsar nuestro primer gran objetivo, que es el de establecer la dirección correcta a seguir con la base que es la ley que crea a Panamá geográficamente libre de drogas.

Con esta exposición de motivos que obtiene el objetivo de separar el consumo con la venta de estupefacientes, abrimos un amplio contexto para lograr las políticas de Estado efectivas en los tres frentes que serán combatidos por organismos separados, pero dentro de la misma infraestructura gubernamental. Sólo así obtendremos el resultado anhelado de disminuir la plataforma de consumo, y lograremos que menos cantidad de drogas ilícitas sean introducidas en nuestro territorio nacional, pues esta claro que aquí no las producimos.

Ahora bien, si observamos los efectos del narcotráfico en el mundo, hallaremos que hay una gran realidad que no podemos ignorar, y es que las sustancias psicotrópicas en el mercado internacional que generan mayores ingresos a sus promotores son la cocaína y la heroína, mercancía ilícita que genera la mas fuerte amenaza contra la seguridad nacional, lo que nos indica que debemos implementar ya una política migratoria con efectos legales más rigurosos a los que existen actualmente.

Panamá se encuentra en la necesidad imperativa de implementar esas nuevas políticas de Estado, pues los panameños no producimos el narcotráfico ni la narcoguerrilla, las hemos importado. El país requiere estos lineamientos: Política de Estado contra el narcotráfico, política migratoria nacional, aumentar penas por sector (crimen organizado y pandillas, asociación ilícita para delinquir, blanqueo de capitales, asesinatos, desapariciones, menores homicidas -por encargo- extradición de extranjeros y nacionales). Debe establecerse la secretaría de Drogas de la República, la figura del Zar y la Dirección Nacional de Estupefacientes, DINADE.

Publicado el 31 de mayo de 2009 en el diario El Panamá América

Daños colaterales al enfrentar el crimen

Daños colaterales al enfrentar el crimen

David A. Ocalagan B. – Ingeniero, Escritor..

*
La mayoría de los panameños soñamos con volver a vivir en nuestro país con la seguridad para desarrollar con normalidad nuestras actividades diarias en una sociedad que lucha por mejorar sus condiciones de vida. Los “daños colaterales” que a diarios observamos en la lucha contra el crimen, que llevan adelante los distintos organismo de la seguridad del Estado, nos deben llevar a una reflexión o análisis sobre los efectos de esta situación en las familias víctimas.

Ese análisis nos hacen considerar que los miembros de nuestros organismos de seguridad no están lo suficientemente preparados para reaccionar adecuadamente en el uso de las armas de fuego y de fuerza ante una amenaza; no cuentan con jefes bien capacitados que los dirijan durante los enfrentamientos, actúan solos sin autoridad superior, o no tienen los equipos necesarios que les permitan estar mejor informados ante la amenaza antes de actuar, y sus reacciones están causando “daños colaterales” mayores a la propia amenaza del crimen, porque los afectados son víctimas inocentes.

Por otra parte, desde hace muchos años, los panameños que integran los distintos organismos de seguridad tiene una disyuntiva operacional en la practica real: ¿Son soldados o policías? Esta pequeña, pero vital conclusión, en su responsabilidades es vital para su actuar, ya que la preparación del soldado difiere de la del policía, por lo cual su accionar también es distinto en esta lucha contra el crimen por estar en escenarios diferentes donde los riesgos también lo son, principalmente en la parte táctica operacional, donde la ciudadanía, las organizaciones no gubernamentales y los defensores de los derechos humanos, con justa razón, desean que se cumplan todos los procedimientos legales establecidos en la materia cuando se hace frente al delito.

En este sentido, observamos a panameños que integran los estamentos de seguridad bajo un alto riesgo legal, ya que los preparan con cursos especiales para soldados, participan en operaciones y juegos de guerra, con unidades de otros países para actuar de esa manera en una guerra contra el terrorismo, el narcotráfico, el tráfico de seres humanos, pero luego los funcionarios políticos les asignan responsabilidades policiales. Es injusto pedirle cuenta legal a ese panameño en los tribunales ordinarios civiles, ya que no tiene responsabilidad alguna en este doble juego político en materia de seguridad nacional, donde él, a costa de su propia vida y familia, trata de hacer lo mejor su trabajo para el bienestar del resto de la población.

Todos deseamos mejores días en nuestra seguridad ciudadana y territorial; sin embargo, la población tampoco desea pagar el precio tan alto que conllevan los “daños colaterales” en la forma en que se desarrolla la política e seguridad contra el crimen. Es el momento de pedirle cuenta a los políticos sobre una verdadera estrategia nacional en esta materia, ya que los daños que se registran repercuten directamente en el lado de la población más vulnerable, sobre todo en la guerra con armas contra la delincuencia, ya que en la lucha contra los delitos de “cuello blanco”, los daños colaterales son, más bien, económicos.

Publicado el 31 de mayo de 2009 en el diario El Panamá América

Verdugos del estado de derecho

Verdugos del estado de derecho

Rafael Montes Gómez -Director del Blog Político, Escritor

Vic Mackey es el prototipo del policía duro, un limpiador de las escorias de la calle. En la serie “The Shield”, a Mackey no le importa romper las reglas con tal de atrapar a los malhechores, para él es muy sencillo definir esto: los delincuentes no juegan con las reglas de la policía. Así Mackey mismo planta evidencias, patea puertas, rompe cráneos, se alía con los mafiosos, trafica drogas, vende armas y asesina si es necesario.

No vamos a esconder que al público le encanta un “patea traseros” como Vic Mackey; no obstante, esa relajación del estado de derecho trae consigo desde la corrupción policial hasta los escuadrones de la muerte. La rigidez de los procedimientos vs. la rápida acción de las autoridades es algo que siempre ha estado en el tapete. La diligencia cabeza de proceso en muchos países y dependiendo del caso penal, debe ser autorizada por un juez, ni siquiera es que el fiscal como agente del Ministerio Público decide iniciarla. Se evalúa si la acción constituye delito, los méritos del caso, y se inicia con este auto la investigación, detallando toda la experticia que se necesita para resolverlo. No es como un fiscal le dijo a un abogado acerca de su cliente: “El tiene derecho a su indagatoria”, no se trata de repartir indagatorias que es un contento.

En Panamá, antes de los funestos cambios que defenestraron a la PTJ y dejaron el cascaron de la DIJ, el agente fiscal del Ministerio Público iniciaba la investigación. Con la infame reforma lo que se perseguía, fundamentalmente, era dejar en manos de los policías el inicio de la investigación, aberración que fue aprobada aún en contra de las advertencias de la actual procuradora Ana Matilde Gómez Ruiloba. Y ahora, ¿quién investiga a los investigadores?

Con las muertes de los hermanos Dagoberto y Rigoberto Pérez Rivera, dos pescadores inocentes asesinados a tiros en un confuso incidente, salen a relucir los errores que los agentes policiales cometen en las investigaciones y muchas veces la alteración de la escena del crimen u ocultamiento de información, aunado el hecho de la poca capacidad investigativa y ausencia de formación profesional. La propia procuradora conmino el espantoso hecho que policías hayan “sembrado” un arma en la escena del crimen.

Para la comunidad fue un crimen perpetrado por los policías y que ahora compañeros intentan salvarlos de la situación. Tanto es así, que la jefa del Ministerio Público prohibió terminantemente a los agentes policiales acercarse a la escena del crimen en las cuales se vean involucrados sus compañeros.

Dios quiera la sociedad entera y los usuarios del sistema, reclamen al presidente electo, como mínimo en concepto de cambio, la vuelta a la normalidad y a la legalidad.

Una mirada introspectiva dentro de la Policía Nacional y al aborto institucional mal llamado DIJ, nos ayudaría a evaluar correctamente que los “cambios” de Martín Torrijos produjeron más males que bienes, y lejos de “agilizar la investigación” lo que ha producido son tropiezos y arteras ilegalidades, convirtiendo a los actores policiales en verdugos del estado de derecho.

Publicado el 31 de mayo de 2009 en el diario El Panamá América

Domingo de Pentecostés

Domingo de Pentecostés

Rosendo Torres  -Sacerdote jesuita, Escritor..
*
Nuevamente los creyentes sin distingos, cada uno a su manera, celebramos la venida del Espíritu Santo. El Espíritu Santo no es propiedad de ninguna iglesia ni de ningún grupo. Es universal. “Donde quiere inspira”. Al comprobar en medio de este mundo confuso y totalmente orientado hacia un materialismo absorbente, los vestigios de religiosidad y fe que encuentra uno en las gentes, lo único que podemos afirmar es que el Espíritu Santo está presente.

Hay situaciones difíciles como, por ejemplo, lo que sucedió con los pescadores jóvenes asesinados en una confusa oscuridad; los deudos y las amistades, gente de los estamentos trabajadores y de escasos recursos entre sí, se consuelan con palabras inspiradas por el Espíritu Santo sin caer en frases huecas y son bien recibidas sin excluir el deseo de que se es haga justicia.

En el Sermón de la Cena, según San Juan, Jesús nos habla del Espíritu Santo refiriéndose a esta Fuerza de Dios como “el que nos enseñará todas las cosas, Juan 14 v. 25 “El Espíritu de la verdad que dará testimonio de El, 15v.26, Se refiere a El, como el Paráclito, es decir, el Consolador en 16, 5-7, Os cumple que me vaya, si no, el Paráclito no vendrá vosotros. El convencerá al mundo cuanto al pecado, cuanto a la justicia y cuanto al juicio. Y nos guiara en el camino de la verdad integral. El Espíritu glorificará a Cristo, porque recibirá de lo de El”.

La liturgia por siglos interpretando el clamor de la cristiandad gime y clama diciendo: Ven, Espíritu Santo y consciente de la vaciedad de vaciedades que vivimos y queremos seguir viviendo, le ruega que llene la faz de la tierra, Reple tuorum corda fidelium; llena los corazones de tus fieles, y que ojalá estemos dispuestos a recibirlo, pues el país entero lo necesita y más los miembros que participan en las prácticas de la Iglesia católica que estamos enmarcados en un plan de la futura Misión local unidas a la Misión Continental como una de las prácticas concretas resultado de la Región de Aparecida.

El Señor dice: !Yo estaré con vosotros todos los días hasta la consumación del mundo (Mt.28,20). ¿Qué significa esto? Los primeros cristianos se hicieron la misma pregunta y llegaron a entender progresivamente cómo ellos iban a mantener viva la visión de Jesús del Reino de Dios. Inspirados por su promesa, los discípulos de Jesús empezaron a movilizarse como tiene que ser entre nosotros.

Publicado el 31 de mayo de 2009 en el diario El Panamá América

La armónica colaboración

La armónica colaboración

José Raúl Mulino
-Ministro designado de Gobierno y Justicia, Abogado, Escritor..

*
El Artículo 2 de la Constitución Nacional es sabio. Además de plantear la doctrina de la separación de poderes y su independencia, plantea, en adición, la necesidad de que los mismos laboren en armónica colaboración. Y es natural que así sea. El Estado es uno y el mismo no puede estar administrado desde islas o compartimentos estancos.

En el marco institucional de la transición del Ministerio de Gobierno y Justicia, solicité al ministro Arcia, quien junto a su equipo llevamos tres semanas trabajando muy bien y a diario, que me coordinara una reunión con el Presidente de la Corte Suprema de Justicia y la señora Procuradora de la Nación. El propósito de ambas reuniones es, simplemente, que colaboremos armónicamente para poder, como Estado, mejorar y profesionalizar más los temas inherentes a nuestras funciones.

Se pudiera decir que el Ministerio de Gobierno y Justicia viene a ser la entidad del Ejecutivo con mayor vínculo con el sistema de administración de justicia y de la mejor buena fe deseo que así sea por mi conducto. Dos reuniones se han dado y vendrán muchas más con ambas instituciones. Mi compromiso personal es ser la voz de la justicia en el gabinete ministerial, sobre todo en el delicado tema presupuestario, siempre abandonado a cualquier suerte para luego pagar las consecuencias como país. No tengo la menor duda que el ejercicio será fructífero dentro del mayor respeto institucional.

Igual sentido hace respecto de todas las demás entidades públicas. El Ministerio a mi cargo toca muchos temas y competencias. Espero poder contribuir con los demás colegas e instituciones a la labor preventiva para evitar la generación de crisis de ingobernabilidad. En gran medida los problemas que generan reacciones populares, tranques de vías públicas, entre otras, se debe a que, a sabiendas del problema, la entidad responsable no hace nada y sólo actúa cuando el problema ya está en la calle. Eso ha producido la sensación de anarquía que vivimos y que todos debemos contribuir a disminuir con acciones efectivas de prevención y de gran comunicación con todos esos sectores que con razón, en muchos casos, no les queda otra opción que protestar para hacerse escuchar. Procuraremos integrar a la comunidad en nuestras acciones y que se sientan parte del equió en busca de soluciones.

Como dije en mi artículo anterior, la responsabilidad es enorme y las variadas competencias de la institución la convierten en el ministerio más importante del gobierno y con los mayores porcentajes de problemas en una variada gama de órdenes. Pero junto con el equipo ya designado y el apoyo y confianza del Presidente Martinelli, acometeremos el reto y trataremos de cumplir con todas nuestras fuerzas y capacidades para que el cambio se sienta y se valore en su justa dimensión.

Publicado el 31 de mayo de 2009 en el diario El Panamá América

¿Conspiración contra Panamá?

¿Conspiración contra Panamá?

Ramiro Guerra Morales – Abogado,  Escritor
*
Latinomérica tiene que poner su barba en remojo, pues se avecinan tiempos difíciles para nuestra región. Cuando pensábamos que la crisis provocada por el manejo irresponsable de la actividad financiera en los centros hegemónicos del poder capitalista, sencillamente nos llegaría sin la agresividad con que se ha presentado en esas naciones, las cosas pintan de otra forma y algunos centros especializados que se encargan del diagnóstico regional, sobre todo económico y social de esta nuestra patria grande, vienen con recurrencia acotando que la situación tenderá a recrudecerse y nuestro país no escapará de los efectos de estos turbulentas realidades.

No se trata de crear un ambiente de alarma, pero la crisis ya llegó a nuestro país y de ello dan cuenta algunos indicadores, como el de la rebaja drástica de las exportaciones de productos no tradicionales, lo que seguramente se traducirá en un empeoramiento de los niveles de vida en las áreas rurales, donde se perderán miles de puestos de trabajo. La Zona Libre de Colón viene revelando una tendencia a la baja en sus operaciones comerciales y el renglón de la construcción, generador de miles de puestos de trabajo, igualmente se ha visto afectado. La CEPAL acaba de señalar que se dará una drástica caída en los niveles de la inversión extranjera, incluyendo a Panamá.

Como si lo anterior fuera poco, sobre nuestro centro financiero y parte importante de nuestra plataforma de servicios, se ve amenazada por presiones de los países grandes, capitalista, responsables de la crisis que se vive en el mundo. Situación ésta que, si no se maneja con un sentido de dignidad y patria, terminará haciendo agua esta plataforma que nos ha tocado décadas forjar y las consecuencias funesta en el empleo será funesta.

En ese sentido, hay que dejar la politiquería atrás y hablarle claro al pueblo panameño. El país requerirá de medidas y soluciones audaces para enfrenta el vendaval, procurando no afectar a los más golpeados del país, ni mucho menos el empleo. En estas circunstancias, los populismo, sean de derecha o de izquierda, se constituyen en salidas fatales para el curso de nuestra democracias y nuestros estados de derecho.

La crisis ya está en nuestro Panamá, dejemos de jugar al diversionismo político y centremos la atención en los problemas fundamentales de la nación.

Publicado el 1 de junio de 2009 en el diario El Panamá América