‘La Era de Obama’

‘La Era de Obama’
11-08-2008 | DR. CARLOS E. RUSSELL

*

Es casi imposible describir la electricidad emocional que azotó la nación norteamericana, especialmente en las áreas urbanas —áreas de personas de ascendencia africana— cuando se escuchó que Barack Obama había sido elegido presidente de los Estados Unidos de América.
Lágrimas, gritos de alegría y llantos surgieron casi sin cesar. Como el correr de río caudaloso, las lágrimas fluían de aquellos quienes nunca pensaron que este momento histórico pudiese llegar durante su estadía en esta tierra; entre ellos, este servidor.
El reverendo Jesse Jackson, sin pena, no cesó de llorar. El congresista John Lewis no pudo controlar sus sentimientos y él también lloró. Yo también llore!
Las lágrimas no emanaban únicamente de aquellos de ascendencia africana… Legiones de ciudadanos, sin distingo de raza, edad, y sexo, bailaban y gritaban en las calles… todos exaltando su alegría por este momento histórico, en el cual un descendiente de esclavos había llegado a ser el mandatario de la Nación que encadenara a sus progenitores. Afuera las bocinas de los carros anunciaban el amanecer de la “Era de Obama”. Repito, es casi imposible describir el estado emocional de la ciudad y de gran parte del país.
No es difícil comprender por qué tanto júbilo y a la vez tantas lágrimas.
Ahora en la víspera de la “Era de Obama” esta nación tendrá que enfrentarse a su pasado, uno en el cual reinó la falta de humanidad; donde seres humanos fueron considerados 3/5 de una persona; donde la vida de un negro nada valía. Nuestra participación en la lucha por los derechos civiles y el recuerdo de las mordidas de perros y los asesinatos de tantas personas fue la causa principal de la incongruidad del momento y el desbordo de nuestra pasión.
Después de la euforia de lo acontecido, en la luz de un nuevo día es menester preguntarnos: ¿Podrá el presidente Obama lograr la transformación social, cultura y económica de su país? ¿Podrán aquellos quienes históricamente negaron la humanidad de sus prójimos, ahora, en esta nueva era, funcionalmente aceptar al nuevo presidente? El tiempo dirá!
Para nosotros, panameños de ascendencia africana, la victoria de Barack Obama pone a relucir las contradicciones del país que nos vio nacer, elevando preguntas fundamentales sobre nuestra “democracia”. ¿Cuándo será posible que una persona de origen africano pueda llegar a ser presidente elegido por el pueblo panameño? ¿Cuándo atacaremos frontalmente las divisiones sociales y culturales que, como nación, nos confrontan? ¿Cuándo dejaremos de intentar esconder el sol con las manos y de negar la existencia de la marginalización de nuestros compatriotas de color, ya sean costeños o caribeños y aceptar la diferencia no contradictoria entre raza y nacionalidad? ¿Cuándo acabaremos con la marginalización de nuestros pobres?
La “Era de Obama” empezará el 20 de enero del 2009. Hoy, con júbilo y envidia hacia aquellos quienes pudieron gritar y llorar con el cambio fundamental que ocurrió en su país, yo me pregunto: ¿podrá la era del “nuevo Panamá” empezar en mayo del 2009 y así podré yo “cantar y sollozar”?

Publicado el 8 de noviembre de 2008 en el diario La Estrella de Panamá

La familia, la escuela y los medios

La familia, la escuela y los medios
05-30-2009 | PAULINO ROMERO C. – Pedagogo, Diplomatico, Escritor..

*
Los educadores podemos aportar reflexión, coherencia, racionalidad y saber en una sociedad y en un mercado laboral cada vez más cambiante y más competitivos. Pero los nuevos retos educativos de los panameños no son solo escolares, sino que los encontramos en la familia, en la escuela, en los medios de comunicación, en el trabajo y en la sociedad.
La familia no puede desentenderse de sus responsabilidades educativas, aunque en buena parte de la comunidad se escuchan voces y lamentaciones por el escaso tiempo y dedicación de la familia hacia la educación de sus hijos. No es coherente malacostumbrar a los hijos y simultáneamente solicitar al educador que los transforme y los rectifique para que sean buenos individuos, correctamente socializados. Y cuando no se logra formar una persona tolerante, respetuosa, disciplinada, afanosa y perseverante, adjudicar y distribuir la culpabilidad entre la escuela y la TV. En algunos países como España, más de la mitad de los profesores considera que las familias se desentienden de los aprendizajes de sus hijos en la escuela. Igual ocurre en Panamá.
También se echa en falta una mayor participación e implicación de las empresas públicas y privadas en la crisis educativa. Así, muchos empresarios actúan con cierta miopía política y una falta de visión a largo plazo que les empuja hacia una inhibición o abstención ante sus compromisos con la educación.
En cuanto a los medios de comunicación, debería ser posible lograr que los valores de la industria y del mercado audiovisual no se opongan sistemáticamente con los valores del respeto, el civismo, la tolerancia y la democracia. En Panamá se percibe que la TV educativa es casi inexistente y hay un déficit de programación infantil. En nuestra sociedad mediática, a menudo el espectáculo concede una importancia desmesurada a personas y a situaciones artificialmente transformadas en mitos, ficciones o ensueños, y se proponen como ídolos o modelos a personas que son parásitos sociales.
La inercia del sistema educativo y la fuerza de resistencia al cambio nos plantean nuevos retos sociales y educativos en Panamá. Parece necesaria una nueva arquitectura de la educación que sea capaz de coordinar los escenarios escolares con los no escolares; que sea capaz de reformar y, cuando sea oportuno, transformar los objetivos, los métodos, los contenidos, etc.; que sea capaz de orientarse y encaminarse tanto a la infancia como a la juventud, tanto a los adultos como a la tercera edad; que sea capaz de ocuparse además de las personas que soportan diferentes discapacidades; que sea capaz de favorecer la igualdad de oportunidades, etc.
Algunos de estos retos no son totalmente nuevos. Lo que sí es nuevo es el hecho de que se han convertido en retos comunes para los ciudadanos panameños. Y, por tanto, hay que coordinar las políticas educativas y reforzar el sistema educativo en el ámbito de la República de Panamá. Por esto estamos convencidos de la necesidad de una planificación integral de la educación panameña. Es hoy una cuestión urgente para construir un nuevo Panamá. ¡Sin embargo, somos conscientes de que las autoridades educativas acostumbran a reaccionar con inercia y con mucha lentitud a los nuevos problemas emergentes!

Publicado el 30 de mayo de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.

Sólo un hasta luego…

Sólo un hasta luego…
05-30-2009 | CARLOS E. RUSSELL – Educador, Escritor

*
Opinión En este, mi último artículo de opinión sabatino, deseo revisitar algunas inquietudes sobre las cuales anteriormente opiné y que pienso, aunque brevemente, merecen ser revisitados. Empero, antes de compartir mis opiniones quiero, primeramente, expresar mi aprecio a La Estrella , y en particular a la Licda. Doris Hubbard-Castillo, por haberme dado esta oportunidad, y a aquellos lectores que me honraron con la lectura de mis columnas, especialmente a los que hicieron comentarios, lo bueno y lo malo. Pienso que nunca es tarde para crecer y aprender. Además, opino que se puede discrepar sin ser desagradable y que el intercambio de ideas puede servir para aclarar conclusiones y fortalecernos.
Me alejo temporalmente, porque estaré produciendo una de mis obras teatrales aquí en Brooklyn. A la vez, es muy probable que vuelva a ser anfitrión de un programa radial y a contribuir con artículos a la prensa de acá. Por ende me será posible continuar “creando problemas” para algunos. No soy amante de las despedidas, son tristes; especialmente el uso del “adiós” prefiero un “hasta luego”, que lleva en sí la esperanza de volver a restablecer los lazos de amistad. Por tanto, este es solo un “Hasta Luego”..
He leído que el caso de doble nacionalidad de Bosco está en manos del fiscal electoral y que este debe opinar en un plazo determinado sobre el recurso de nulidad interpuesta contra el alcalde electo. Espero con ansiedad el fallo final, pues tendrá implicaciones enormes para los panameños que optaron por la doble ciudadanía, algo que, según nuestra Constitución, y reafirmada por el “Registro de Electores Residentes en el Exterior” (RERE) no es permisible. Si a Bosco Vallarino le es permitido ocupar la Alcaldía nuestra Asamblea, en aras de la justicia y moralidad, tendrá que alterar el Artículo 13 y permitir la adquisición de otra nacionalidad a todos los panameños sin perjuicio alguno, es decir, la doble nacionalidad. Es lo moral ¡Amanecerá y Veremos!
Semanas atrás sugerí que un gobierno de Martinelli se acercaría al imperio norteño y que se aislará del enfoque populista de Latino América. Aparentemente no estuve errado. El presidente electo ya ha manifestado su aversión a estos tipos de gobiernos. En un artículo intitulado “Martinelli contra gobiernos populistas” que leí en Vamaga —un resumen electrónico de noticias— el nuevo presidente nos dice “Esos gobiernos tienen una marcada tendencias a ser antiempresa y antiglobalización”.
Las prioridades del presidente electo —la globalización y los intereses empresariales— son obvias y se asemejan a la ideología política del partido Republicano norteamericano. A mi juicio deja mucho que desear e indica que Panamá marchará a un ritmo y compás diferente de Latino América. Curiosamente, Honduras, que por mucho tiempo fue vasallo político de los EUA, recientemente se ha unido a la “Alternativa Bolivariana para las Américas” (Alba), uniéndose al coro de países latinoamericanos, que conciben y promulgan los intereses populares como su prioridad. ¿Y Panamá? ¡Amanecerá y veremos!
Concluyo con la esperanza de que nuestro país convocará el “diálogo nacional” sobre raza que recomendé. Que empecemos a considerar el uso de los símbolos e imágenes de comunicación social sabiendo que el Panamá que deseamos depende de nuestro compromiso con nuestro pueblo. ¡Hasta Luego!

Publicado el 30 de mayo de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.

Recordando a Luis Carrasquilla Canto

Recordando a Luis Carrasquilla Canto
05-30-2009 | RAÚL AMORES SERRANO- Educador, Escritor…

*

El martes 13 de febrero de 1962 murió por un disparo de escopeta por la espalda Luis Carrasquilla Canto, cuando se dirigía a su casa en las afueras del poblado de Las Minas, después de una jornada de trabajo como secretario de la Alcaldía.
El sitio donde asesinaron a Carrasquilla fue maliciosamente transformado en un basural, para lo cual removieron y tiraron al monte un monolito que su esposa e hijos habían colocado en su honor. También en forma extraña sus restos desaparecieron de la iglesia en la capital donde estaban depositados. Pese a todo el afán por desaparecer todo vestigio de este funcionario valiente y recto, sus amigos lo recordamos con orgullo, porque fue la antítesis de su asesino.
Este funcionario de la Alcaldía de Las Minas se destacó por ser correcto, honrado y valiente. Carrasquilla fue solidario con los campesinos vejados físicamente por el gamonal, quien llegó al punto de hacer falsas acusaciones e inventar deudas, para obtener beneficios pecuniarios. Carrasquilla escuchó las quejas de las víctimas y enfrentó en múltiples ocasiones al gamonal que pretendía arrogantemente hacerse valer por medio de la intimidación física.
El lunes 11 de septiembre de 1961, a eso de las 4:30 de la tarde, Luis Carrasquilla Canto se dirigía a su casa con uno de sus hijos. Iba por la mitad del pueblo, pasando frente a la cantina del lugar, en cuyo portal se encontraba el gamonal, cuando Carrasquilla, al haber ya pasado el establecimiento y quedándole este a la espalda, escuchó un disparo en su dirección, por lo que se tiró al suelo para cubrir a su hijo.
Inmediatamente sacó de una chácara un revólver colt y respondió al fuego desde el suelo. Los disparos venían del arma del gamonal que esperó a que Carrasquilla estuviese de espalda para atacarlo. Con mano temblorosa el gamonal falló el segundo tiro, lo que aprovechó Carrasquilla para levantarse de un salto y disparar de nuevo. Esta vez el tiro casi da en la cara del facineroso, lo que hizo que entrara en pánico, y ante el avance firme y certero de Carrasquilla emprendió la huida con sus secuaces.
El gamonal jamás le perdonó a Carrasquilla el haberlo ridiculizado ante el pueblo. Pero ya sabía que enfrentar a Carrasquilla con revólver era peligroso. Entonces decidió atacarlo desde cerca y con escopeta, pero otra vez por la espalda. Se sabe que varias veces lo esperó en el camino a casa.
El martes 13 de febrero de 1962, escondido entre helechos, venció el miedo y disparó contra Carrasquilla.
El pueblo de Las Minas tiene una deuda moral con Luis Carrasquilla Canto, un hombre recto y valiente. Por favor, permitan un monolito familiar en un lugar decente. Cada minuto que ese vertedero de basura permanece allí es un minuto de vergüenza para Las Minas. Luis Carrasquilla Canto murió por lo que es justo, defender los derechos de aquellos que poco o nada tienen y que son abusados por los poderosos. Síntesis de la historia de nuestros pueblos.

Publicado el 30 de mayo de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.

¿Martinelli fascista?

¿Martinelli fascista?
05-30-2009 | PASTOR E. DURÁN E. – Educador,  Escritor…

*
Hay quienes señalan al presidente electo, Ricardo Martinelli, como “fascista”. ¿Qué es el fascismo? El fascismo es un movimiento político y social de carácter totalitario, es decir, tiránico, dictatorial, déspota y autócrata, donde las decisiones las toma el “dictador” sin importarle la opinión de los demás. El fascismo es también nacionalista.
Fue fundado en Italia por Benito Mussolini después de la Primera Guerra Mundial (1922-1943). Adolfo Hitler lo fundó en la Alemania Nazi en 1933 y, luego, Francisco Franco en España desde 1936-1975, ellos han sido sus más fieles y crueles representantes. En nuestra América Latina hubo regímenes fascistas en el pasado reciente, como los de Augusto Pinochet, René Barrientos, Anastasio Somoza García, Anastasio Somoza Debayle, Omar Torrijos, Manuel Antonio Noriega, Alfredo Stroessner, etc.
Es personalista y exacerba el fanatismo. Además de un eficaz aparato de propaganda donde se le rinde culto a la personalidad del dictador, el fascismo implica una negación a ubicarse en el espectro político (izquierdas o derechas). ¿Recuerdan ustedes estimados/as lectores/as aquel “slogan” de: “Ni con la izquierda ni con la derecha”? Esta indefinición no impide que habitualmente la historiografía y la ciencia política sitúe al fascismo en la extrema derecha y lo relacione con la plutocracia, identificándolo algunas veces como un capitalismo de Estado, o bien como una variante chovinista del socialismo de Estado.
El fascismo da esperanzas a través de ofrecimientos ilusos de redención. La Asamblea de Representantes creó una ilusión de “poder popular”, pues los representantes no podían dar votos de censura a los militares, sino sólo aplaudirlos. Los asentamientos ilusionaron a los campesinos, pero después que fueron captados, fueron abandonados a su suerte.
Es muy prematuro calificar a Martinelli de fascista. Los filósofos idealistas, aquellos que afirman que primero fue el espíritu (Dios) y después la materia, dicen que un gran empresario es tal porque piensa como tal, y que un obrero lo es, porque piensa como obrero. Sólo basta con pensar como uno u otro, para serlo. En cambio, los filósofos materialistas que dicen que la materia (cerebro del ser humano) fue primero que la idea de Dios, sostienen que si una persona piensa como gran empresario es porque es un gran empresario, y si piensa como obrero es porque es un obrero, pues son las condiciones materiales y sociales de existencia las que determinan el pensamiento y el ser social.
Si aceptamos lo que dicen los idealistas, tendríamos que aceptar que para no ser obrero sólo bastaría con pensar como un gran empresario. Así, para acabar con la explotación capitalista sólo bastaría con realizar una labor de concienciación entre los patronos. Tal fue la idea de los socialistas cristianos y de los fundadores del socialismo utópico. Es esta también la idea de los fascistas que luchan contra el capitalismo, no para suprimirlo, sino para hacerlo “más razonable”, pues dicen que cuando los patronos comprendan que explotan a los obreros no lo harán más. Martinelli cuando era niño vendió periódicos en Soná de Veraguas, pero —según una propaganda— cuando se dio cuenta de que le estaba quitando el negocio a los niños pobres, dejó de hacerlo.

Publicado el 30 de mayo de 2009 en el diario La Estrella de Panamá.

La pesca del atún y la política ambiental

La pesca del atún y la política ambiental
Harley J. Mitchell Morán – Abogado, Asesor Legal de la ANAM, Escritor..

La situación surgida por la derogatoria del artículo 11 de la Ley No. 44 de 2004, que crea el Parque Nacional Coiba, a través de la introducción tardía del artículo 278 de la Ley No. 55 de 2008, amerita un análisis profundo y desapasionado dada su importancia, no solo para el quehacer ambientalista, sino para la economía, el derecho, la política y la manera de gestionar los recursos naturales del mundo.

En primer lugar, quiero señalar que esta no es una práctica poco común cuando se trata de cercenar derechos ambientales, ya la Ley No. 18 de 2003, eliminó cinco artículos de la Ley No. 41 de 1998, que versaba sobre la interacción necesaria entre los derechos ambientales de las comunidades indígenas y las atribuciones de la Anam, y si bien, personalmente he dirigido el esfuerzo de restituir estos artículos a encargo de la señora Ministra en asuntos relacionados con la conservación del ambiente, en su momento nadie siquiera advirtió la jugada de pocos diputados que optaron en su día por abusar de su poder.

Muchas circunstancias han cambiado. No pasaron siquiera días desde la promulgación de la norma, para que diversos sectores anunciaran sus voces de protesta, hicieran propuestas y que las mismas fueran acogidas rápidamente por el Órgano Ejecutivo. Situaciones como esta hacen valorar el cambio ocurrido. Quedan lejos las evasivas y los síndromes de “oídos sordos” que caracterizaron a otras administraciones ambientales y a sus superiores administrativos, dando una esperanza a las reclamaciones hechas con seriedad por los que se preocupan de la situación ambiental del país y la región. Este momento de manifestación de voluntad gubernamental de corregir errores de política ambiental es un punto de inflexión en esos equilibrios necesarios entre sociedad civil y gobierno.

El artículo derogado, no eliminaba la pesca del atún en el Pacífico panameño, sino que prohibía su captura con redes de cerco, aquellas que abarcan kilómetros de extensión y constituyen la manera más barata que tienen las embarcaciones atuneras para hacerse con enormes cantidades de producto, pero también con diversas externalidades que le hacen insostenible, e incluso, en épocas de crisis ambiental, irracional.

La remoción del paralelo establecido en el artículo derogado promueve la interrupción del ciclo biológico del mismo atún tropical codiciado por las empresas atuneras beneficiadas. Se suma a esto el aumento de la pesca incidental de especies marinas en condiciones vulnerables, como las diversas especies de mamíferos y reptiles marinos, así como de peces en estado de conservación desfavorable, como los tiburones.

Por ser un país suscriptor de convenios internacionales relativos a la protección especial de los sitios de patrimonio mundial, como es el Parque Nacional Coiba, nodo principal en el ciclo biológico de estas especies (la mayor parte del área protegida se encuentra en el mar), a la conservación de la diversidad biológica y a la misma Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, que versa en su mayoría sobre la conservación del medio marino, resulta extremadamente peligroso para la República el desmejorar la protección ya lograda bajo el imperio de estas disposiciones, violentando las reglas fundamentales, establecidas en la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. Esto no solo porque lo permitido en Panamá, afectará los patrones migratorios de las especies afectadas por la pesca incidental, acelerando sus procesos de extinción, sino, porque la captura irresponsable del atún, aún en estado juvenil, puede afectar la permanencia de este recurso para los países del mundo entero, afectando de manera transfronteriza otros Estados, algunos estando en cumplimiento fiel de sus propios tratados internacionales.

Panamá es soberana en la explotación de sus propios recursos naturales, pero no en detrimento de la sostenibilidad de los recursos mundiales, no de su propia Constitución Política, ni de los convenios mencionados. Este asunto, excede por mucho la protección de un área protegida, se trata de un vórtice sensible, con consecuencias globales más evidentes de lo que suelen ser los problemas ambientales globales. Algunas decisiones de política ambiental de Panamá, afectan al mundo entero.

Resulta clave entender que siempre existirán personas cuyos valores contradigan las necesidades ambientales de la humanidad, y que usarán su poder para imponer su voluntad en la sociedad, pero lo importante, es que a su vez exista, como en efecto existe, una voluntad política fuerte, que esté dispuesta a poner de su parte para que permanezca la protección de una porción importante de la ecología de dos hemisferios, esto brinda una luz de aliento para el futuro del planeta.

Publicado el 25 de agosto de 2008 en el diario La Prensa.

Violenta tarifa

Violenta tarifa
Juan Carlos Pastor – Abogado,  Escritor,

¿Maldad, envidia, traición? Será quizá una terriblemente mediocre actitud o sentimiento de perfección el que nos hace como sociedad quedar anclados en la inmundicia jurídica y moral de una sociedad que tras su violencia no se comprende. ¿Cuál violencia; será que no la veis? Es la misma violencia que está en las calles y quita la vida a inocentes por dos reales, idéntica a la que aplican los policías de todo rango y nivel a los civiles por faltas cometidas y no, segando incluso vidas en nombre de la ley.

Es la misma violencia que en ansiedades desmedidas coloca a dos candidatos del mismo colectivo de poder a disputarse realidades exacerbadas cuando el fin lo justifica sin importar lo que venden al pueblo. Violencia y brutalidad, en otra época le llamaban barbarismo, lo que abunda en cada rincón de nuestra sociedad y emana de la boca y los actos de políticos y funcionarios de todo tipo.

No hay paz a pesar de que Cristo, en quien todos dicen creer, repetía como ninguna otra frase “la paz sea con vosotros”. Es la violencia la que gana partido en una sociedad que no la ve, más que en los hechos de sangre y donde los responsables de las leyes y el Ejecutivo la señalan portadora hacia el pueblo. Es quizá que nuestra ceguera nos impide verla cuando se está bien o se tiene dinero. Se piensa que solo son violentos los actos de los pobres, vendiendo imágenes contrarias los políticos de la palestra en evidencia de la hipocresía que la esconde.

Piensa por ejemplo el pueblo, con el auxilio electrónico de los medios, que son los taxistas los únicos obligados a tener la tarifa legal, además sellada por la autoridad, de lo contrario, no se le debe pagar. ¿Es esto violento o no? Qué piensa usted entonces de ese ser humano que trabajando en los tranques y enfrentando a peligrosos policías y maleantes, le está sirviendo en llevarle a su destino; le pagará usted con violencia? ¿Por qué mejor no es usted también obligado a buscar y tener el mapa y la tarifa legal del servicio que le interesa? ¿Creemos que las reformas “pro seguridad” resolverán la violencia o crearán mejores excusas para aplicarla al disminuir las libertades ya pisoteadas por la justicia ausente?

Publicado el 25 de agosto de 2008 en el diario La Prensa