3 de mayo, la verdadera encuesta

3 de mayo: la verdadera encuesta
04-29-2009 | HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA – Abogado, Docente Universitario,  Escritor….
Ya falta poco para el 3 de mayo, fecha en que 2,211,261 ciudadanos tendrán la oportunidad de ejercer su derecho al sufragio, convirtiéndose las elecciones generales en la verdadera encuesta de carne y hueso, y donde se podrá confirmar si el resultado en la captación de intención de votos que divulgaron las empresas registradas en el Tribunal Electoral (TE) para ello, acertaron en la preferencia del electorado por la candidatura de Ricardo Martinelli, quien ha propugnado el famoso eslogan de campaña Cambio, y que en este sentido puedan de alguna forma, los desfavorecidos con dichas encuestas, cambiar dicha opinión, porque un sector ha señalado que las mismas han sido manipuladas, y que más bien existe un “empate técnico”.
De ahí que algunos hayan hablado hasta de un posible “fraude”, que a mi parecer, es muy remoto, porque no existen las condiciones para ello, aunado a que con el resultado de las encuestas lo más probable es que se dé un tsunami de votos, como el propio Martinelli ha dicho, aunque siempre me quedó esa mala espina de las elecciones de 1984, cuando se proclamó al candidato oficialista del PRD, Nicolás Ardito Barletta, como el vencedor sobre Arnulfo Arias Madrid, por el estrecho margen de 1,743 votos, lo que evidentemente no es saludable que se quiera pensar en algo similar por el daño inmenso que se le hace a la democracia. De ahí que el programa Debate Abierto, en su página web http://www.rpctv.com, preguntara a los ciber lectores para un sondeo lo siguiente: ¿cree ud. que existen las condiciones para un fraude en las próximas elecciones?, teniendo como resultado al día 26 de abril un 58% que sí y un 42% que no, lo que denota una apreciación favorable de la ciudadanía para con la credibilidad del TE; pero también con un porcentaje significativo respecto a la transparencia del mismo.
No hay dudas de que todo proceso electoral es importante para apreciar el desarrollo de la cultura política, la cual, a mi parecer, dista mucho todavía de un voto bajo la razón, siendo más por emotividad, con un contenido de bombardeo psicológico, observando que se ha querido establecer una lucha entre ricos y pobres, específicamente por las últimas cuñas televisivas de Balbina Herrera, lo cual es muy peligroso, porque el análisis debe hacerse en el contexto de varias aristas, como podría ser la utilización de un mecanismo de análisis en los negocios denominado FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas), que sin saber nuestra gente de campo sobre esto, considero saben votar mejor que en la ciudad capital, es decir, selectivamente, porque algunos acostumbran votar en plancha, lo que favorece a candidatos que quizás no llenan sus expectativas.
Cada proceso electoral trae consigo nuevas experiencias que servirán para evaluar los cambios que se requiere para su mejoramiento, específicamente en materia de donaciones a las campañas, las dificultades que trajo consigo las primarias internas de los partidos, la facilidad de las libres postulaciones para todos los cargos de elección popular, incluso, para presidente y vicepresidente de la República, entre otros, a fin de que nuestra democracia se fortalezca cada vez más. Sólo esperamos entonces que el próximo 3 de mayo se convierta en una verdadera fiesta electoral, donde se viva con tolerancia y se respete la decisión mayoritaria de los electores.

Publicado el 29 de abril de 2009 en el diario La Estrella de Panamá

Anuncios

Medicamentos, ¿quién gana y quién pierde?

Medicamentos, ¿quién gana y quién pierde?
01-30-2009 | DAVID A. OCALAGÁN B. – Ingeniero militar  y escritor

En esta administración de la CSS se estableció un nuevo método de compras de medicamentos, insumos y equipos — materiales quirúrgicos, con los objetivos de mejorar la competencia entre los proveedores, lograr mejores ofertas en los precios, mejor tiempo de entregas en bodegas por los proveedores, más transparencia en los actos públicos y unificación de precios en las compras por todas las unidades de salud de la institución.
Debemos reconocer que la intención fue sana, sin embargo, la práctica demuestra en estos años que la CSS, y los pacientes, están siendo afectados por la ausencia de resultados positivos, según los objetivos estimados, como lo demuestran los hechos registrados en el último acto de fijación de precios de la licitación pública 01-2009, para la adquisición de medicamentos.
El desabastecimiento de medicamentos será imposible de superar con la ausencia de un 24% de propuestas, que quedaron desiertas y un 38% de propuestas con un solo proponente, que pueden ser declaradas onerosas. Y con ello desiertas. Dejando solo un 38% de renglones donde hubo competencia, donde debe haber un ganador, de haber recibido una oferta igual o menor al precio de referencia.
La CSS, asegura que mantiene reservas para 90 días calendarios del 2009, en medicamentos, mientras se hace todo el proceso de contrataciones de los nuevos proveedores para este año, pero todo indica que necesitaremos nuevos actos públicos para más del 50% de los renglones, para tratar de revertir los resultados de la primera convocatoria, que todo indica que son desfavorables para los pacientes y la CSS.
Los pacientes, los más afectados con estos resultados, confiamos en los ajustes administrativos que deben realizar la CSS y el gobierno central, responsables de la Salud Pública, en medio de una crisis financiera y económica mundial, donde las farmacéuticas y distribuidores internacionales, según notas de prensas, han sido afectadas en su producción y distribución de medicamentos, teniendo como agravante que no tenemos ningún laboratorio nacional que produzca medicamentos y una Ley de Medicamentos que dificulta e impide la posibilidad de que las instituciones de Salud Pública puedan adquirir por cuenta propia, en tiempos reales, los medicamentos, sin que haya una crisis sanitaria.
Otra tarea para las nuevas autoridades de Salud Pública, establecer una metodología moderna y justa, primero para el país, luego sus habitantes, pacientes y seguridad para que ganen los comerciantes, pero nunca a la inversa. Hoy, tenemos precios de referencia que permiten a los comerciantes ganar y ganar, nunca ser justos en una competencia, donde realmente ellos propongan precios, en el peor de los casos similares a la referencia establecida por la CSS, fijados de sus propios precios anteriores, más el % de inflación, que al final son igual de onerosos, para la CSS, pacientes y ciudadanos en general.
Publicado el 30 de enero de 2009 en el diario Estrella de Panamá