Urge cambio en el sistema de salud

Normas y supervisión
URGE CAMBIOS EN EL SISTEMA DE SALUD
Keith Holder

Después de 10 años de caminar con los “Zapatos del Pueblo” y cinco años de prometer hacer cambios en los fatídicos sistemas de salud, educación, transporte, seguridad y sistemas públicos, el Lic. Ricardo Martinelli fue electo por el 60% de votantes panameños, trabajo tesonero y altamente costoso. Acaparó la atención de la mayoría del votante no inscrito en partidos políticos (47%) que le dieron el voto a cambio de modificar los cuatro sistemas públicos altamente deficientes.

Señaló algunos cambios que haría en los sistemas públicos deficientes.

A mis 80 años –he sido médico, graduado hace 54 años–, debido a una enfermedad ocular, renuncié a la práctica de la cirugía neurológica en 1990, pero continúo haciendo análisis médicos.

En escritos públicos anteriores he señalado que el presidente Torrijos nombró a 13 profesionales médicos que llamó garantes, después aceptó a 40 representantes de la sociedad que confeccionaran un sistema de salud; entre ellos a médicos garantes y representantes de gremios médicos. Las conclusiones de este grupo de la sociedad fueron rechazadas por el sector gremial médico, por ser un anteproyecto para privatizar la medicina pública.

En todos los proyectos se ha acordado que se norme sobre la presencia de un médico de cabecera que se responsabilice de cuidar la salud de un número de ciudadanos, cada uno de ellos supervisado en su cumplimiento de horarios y calidad de trabajo que es la garantía de mejor salud del panameño.

El único funcionario que tiene la capacidad y potestad de sentar guías y normas de cómo sanar enfermos es el ministro (a) de Salud. El director de la CSS es un administrador de cuatro seguros, dos son seguros de salud y los otros son de índole económica.

En las facultades de medicina se aprende la o las formas de sanar una enfermedad, se llaman “protocolos”. En el ejercicio privado de la medicina, losfacultativos tienen libertad de escoger los protocolos que quieran. En la atención médica pública, el Ministerio de Salud debe señalar los protocolos que debe usar el funcionario del Estado, para poder supervisar la calidad de ejecución. No hay forma de supervisar a miles de médicos, cada uno utilizando protocolos que decide individualmente. El mando se ejerce verticalmente en lo militar, lo administrativo, lo eclesiástico, etc.

“Donde manda capitán no manda marinero”, en medicina la disciplina es condición sine qua non.

El profesional de la medicina aprende disciplina y es sumiso a la jefatura que lo supervisa. El Estado ha fallado en su rol de supervisor en la medicina pública, por eso, los médicos y odontólogos nombrados y pagados por el Estado deben ser supervisados para que cumplan su horario como todo funcionario. La falta de supervisión del Estado es causante de la pésima atención al enfermo.

En resumen: para cambiar el sistema de salud debe normar un sistema de médicos de cabecera, supervisar el cumplimiento de los horarios y la calidad de trabajo del médico, y normar sobre el o los protocolos (formas) de tratar cada enfermedad. Esto es decisión del guía y rector de el arte de sanar (ministro).

Este es el cambio que espera el panameño en materia de salud pública.

Artículo publicado el 19 de mayo de 2009 en el diario La Prensa

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: