Feria de las Flores y del Café

*

La opinión del Periodista…

-

Modesto Rangel Miranda -

-
Uno de los aspectos fundamentales que se puede determinar en una nación es valorar sus reservas climáticas, lo que contribuye a engrandecer la verdadera sustancia ecológica que alimenta la efervescencia de la naturaleza.
-
Es imprescindible señalar que la ciudad de Boquete cuenta con un clima templado húmedo de altura y el clima tropical húmedo. Durante todo el año la temperatura no es superior a los 18º C.    Sus fértiles suelos permiten la elaboración de mejores productos gracias a la formación de sedimentos de origen volcánico cuya raíces datan desde los tiempos de la época colonial hasta la actualidad donde surten los mejores productos agrícolas como plantaciones de café, flores, hortalizas y legumbres.
-
Su enorme cadena montañosa proyecta el canto de una vistosidad de la madre naturaleza proyectando el inmenso arco iris y su llovizna conocida como bajareque encanta la alegría de cientos de turistas que visitan Boquete durante todo el año. 

Cien años de vida para los boqueteños han sido de mayor trascendencia en el devenir de la historia nacional porque sus transformaciones sociales motivaron cambios positivos en la vida nacional.

Fueron muchos los cambios políticos e históricos que han incidido en la vida de los cien años de formación de Boquete. Su propia historia narra los primeros pioneros quienes eran inmigrantes de los Estados Unidos , Alemania, Inglaterra y Suramérica, quienes forjaron un nuevo estilo de vida y contribuyeron progresivamente en la fundación y desenvolvimiento económico del Distrito de Boquete. 

Durante estos cien años Boquete cambió sus estructuras esquemáticas ha sufrido profundas transformaciones en las que han intervenido múltiples factores humanos y biofísicos. De esta compleja mezcolanza surge una dinámica funcional que refleja en el terreno la singular realidad boqueteña. El paisaje cultural ha cambiado su arquitectura; mientras se reconfigura la tenencia de la tierra, lujosas viviendas aparecen por todas partes y en sitios donde antes solo había montañas, se observan carreteras e imponentes cabañas.

En medio de esta situación económica diferente y variable, generada por la globalización y la crisis energética, el boqueteño tradicional y conservador trata de adaptarse a una situación cambiante y esquemática, en la que aceleradamente va perdiendo protagonismo y espacio ante los nuevos factores que modifican el esquema funcional del distrito.

Ciertamente que el espíritu del boqueteño asimilará finalmente los paradójicos cambios de un mundo interactivo, transformista, consumidor y diversificado, pero antes deberá afrontar las duras realidades de la transición y evolucionar a través de sucesivas etapas de complejidad humana computacional y tecnológica que diariamente bombardea la capacidad humana.
-
Es necesario conservar parámetros que estipulan los verdaderos avances y lo fundamental es preservar la esencia histórica que enaltecerá por generaciones a Boquete. 

*
<>Artículo publicado el  17  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Los arcoíris en Boquete

-

La opinión del Ingeniero…

-

Carlos Eduardo Galán Ponce -

Hay ciertos fenómenos naturales que solo ocurren en este pedazo de tierra chiricana. Y otros que si se presentan en otros lugares no podrían ser tan hermosos como los nuestros.

Uno de estos fenómenos son los arcoíris. Si estás en Boquete en un mes de diciembre, durante una hermosa noche de luna llena, podrás tener la suerte de apreciar en el firmamento, exactamente sobre el majestuoso volcán Barú, algo muy especial. Un arcoíris nocturno. Lunar.

Para ello tiene que coincidir la presencia de dos condiciones naturales. Una luna llena y ese tan propio bajareque boqueteño. Dado que la luna no irradia la misma intensidad lumínica que el sol y que los tonos de colores fuertes se proyectan en una longitud de onda diferente, esos tonos en este arcoíris son casi imperceptibles.

Y cuando la luna entra en su fase menguante, se van atenuando, hasta desaparecer. Pero persisten los tonos de menor intensidad, los colores más oscuros, que siguen dando una forma simétrica a ese arcoíris lunar sobre el volcán Barú. Es un fenómeno que solo se hace presente dos o tres veces al año.

En la luna llena de estas navidades, ese espectáculo se pudo apreciar en toda su intensidad. Y desde el Hotel Río Cristal, en la profundidad de las montañas vírgenes de Palo Alto, a mil 600 metros de altitud, donde no hay nada que obstaculice la vista. Con ese aire puro de las montañas y un cielo claro de fondo, apareció majestuoso, en todo su esplendor, ese arcoíris lunar. Era algo para recordar.

En horas de la tarde, tuvo lugar el característico arcoíris diurno. Solo que siendo este fenómeno causado por el reflejo del sol en la humedad del ambiente, sucede que en el centro de Boquete, con el sol, mil 50 metros más cerca de la superficie y donde su luminosidad se estrella, no con una humedad ambiental común, sino con el espectro que forman las finas gotas de nuestro bajareque, toda la gama de sus colores se mostraba en la plenitud de su intensidad. Es otro espectáculo fuera de lo común.   Frente al Hotel Ladera, ese día, una gran cantidad de visitantes disfrutó del extraordinario multicolor de ese fenómeno. Y quiero agradecer a su propietario y amigo, David Carballeda, por las fotos que me enviara de ese momento.

Los caballeros de la época afirman que fueron estos fenómenos lo que llevaron al doctor Arnulfo Arias a llamar a su finca cafetalera “Finca Arco Iris”.

Pero Boquete no se ha conformado con solo mostrar sus bellezas naturales. Sus autoridades municipales, con su alcalde Manolo Ruiz al frente, han logrado hacer una hermosa calle peatonal, la única en la provincia, adoquinada y alumbrada por faroles típicos de esos pasajes. El parque central fue remozado y embellecido con flores.   Se creó una plazoleta frente al Palacio Municipal donde podrán tener lugar esos espectáculos culturales, que ya se presentan en otros lugares de Boquete.

La Feria de Boquete es única en su clase.   Sin querer restarle méritos a ninguna otra del país, sencillamente, como decía mi recordado amigo, doctor Ezequiel Rodríguez Pedreschi, “para hacer buen pan, hay que tener buena masa”. Las condiciones naturales de Boquete, su clima, sus suelos, sus ríos, su temperatura y su bajareque, no coinciden en ningún otro lugar de esta nación.   Y su gente. Los orígenes y la vocación de sus fundadores.   Su dedicación y el cariño por el campo y su cultura por la conservación de los recursos naturales, también son virtudes que han hecho de este pedazo de la provincia lo que es.   Esa es “la masa” de donde nace Boquete y de donde surge su feria.

Es un lugar donde puedes escoger para disfrutar, acabados de cosechar, entre la dulzura de una dorada naranja injertada, o la de una copa de suculentas fresas, o de una jugosa chirimoya madura. O beber un refresco de naranjillas. O saborear unos filetes de trucha fresca. Y al terminar de saborear esos manjares, en cualquiera de los muchos restaurantes de primer orden que tiene Boquete, si pides una taza de café, que no puedes dejar de hacerlo, vas a encontrar no solo a “alguien” llevándote una simple taza de café.

Con nuestra típica hospitalidad regional, va a ser una bella chiricana la que te llevará a tu mesa una humeante taza de una aromática bebida, extraída de granos seleccionados, distinguidos entre los mejores del mundo. Un café de Boquete.   Y ya al final, cuando sea hora de retirarte a tu lugar de origen, debes hacer un alto en uno de los coffee shop, para que adquieras y te lleves de recuerdo, una bolsa de cualquiera de sus premiados cafés. Verás que cuando se te termine, la vas a extrañar y te hará recordar esta feria y planear el regreso a la próxima.

Nota: Como el MOP no repare, antes de la feria, el puente sobre el río Palo Alto, cosa bien sencilla de hacer, de vergüenza, no debieran ni asomarse por allí.

<>
Este artículo se publicó el 14  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La hospitalidad de Renán Esquivel

-

La opinión de la Periodista….

-

ELVIA ALVARADO DE AMADOR
elviadeamador@gmail.com

-

Esperando, vimos a funcionarios del hospital entrando y saliendo de la Dirección Médica, parecían abejas y sobre archivadores, una batea con frutos de su finca de Sonsonate, que fueron desapareciendo poco a poco en manos del que quería.   Llegó mi hora de entrevistar al paisano José Renán Esquivel. Con su bata blanca, nos recibió con una sonrisa franca y se dejó entrevistar, no sin antes pedirme que le acompañara a un recorrido por el Hospital del Niño, y al final a la sala donde estaban los quemados.   Confieso que hice el simulacro de ver a los niños, distrayendo la mirada hacia los barrotes de la cuna, porque de haberlos visto me hubieran tenido que recoger del piso, desmayada.

Así surgió mi interés especial por lo que estaba ocurriendo en materia de salud en el hospital y el país, al mando de JR (JOTA ERRE) como se le conoció en algunas esferas del poder en Panamá. Panamá le debe a su empeño y a su equipo multidisciplinario de trabajo la sectorización de las salas de niños por corregimientos, distritos y provincias, el Banco de Leche Materna, las bibliotecas y las salas de capacitación para padres, porque ‘el padre que conoce la enfermedad y sus síntomas, puede ayudar mejor a sus hijos, durante y después en el hogar’.

Con el mismo respeto y cariño, atendía a todos, no diferenciaba ni excluía a nadie. Fue descomplicado, afable y convencido de sus logros, se hizo grande, sin ser soberbio. El Hospital del niño y sus triunfos le dieron brillo a Panamá, dentro y fuera de nuestras fronteras. Suiza, Brasil, Alemania y muchos países del mundo rindieron honores en vida a ‘un campesino ilustrado’, como solía decirse, porque eso siempre fue lo que le gustó. Sembrar en la tierra, ver, podar, abonar y cosechar los frutos de ella.

Tras la invasión, y habiendo vivido los desmanes de la turbamulta de panameños y la intromisión extranjera, que le cercaron en su residencia y no le dejaban circular hacia el Hospital, que tanto amó, llegó la hora de jubilarse como director, pero voluntariamente llevó salud al Centro de Potrerillos Abajo todos los jueves que pudo.   Sus consultas se llenaban, así como su residencia de Bajo Mono, en Boquete, donde con sus manos sembró de todo y la recorría, recibiendo a las visitas con la misma sonrisa de siembre, sin su bata blanca de médico, pero con sus botas de caucho de agricultor.

Grandes tertulias pudimos disfrutar en Bajo Mono, con familiares y amigos. Su preocupación permanente fue darle al hombre su valor pleno, enseñarle a vivir con dignidad, a reclamar el respeto y el espacio que como tal merece y allí fue siempre enfático, al reiterar ‘Al hijo de la vaca, le dan una hectárea para que viva, ¿cuánto le dan al hijo del hombre?’. José Renán Esquivel, como digno agricultor chiricano, orgulloso de suelo, liptos blancos y sus cosechas, así como de la piedra volcánica de su cocina que ‘de día enfría y de noche calienta’,   terminó sus días en el Hospital Regional Rafael Hernández, mandando el mensaje de que siempre creyó en las instituciones del Estado.

El ‘gran paisano’, aquel de la bata blanca, la cabeza calva y su grandes ojos azules, ya no lo veremos más ni por las salas, ni por las fincas, pero sí sus mensajes y quienes lo recuerdan con cariño serán muchos, dentro y fuera de Panamá.

*

<> Este artículo se publicó el 6 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la   autora  en: http://panaletras.wordpress.com/category/amador-elvia-a-de/

Gobierno invertirá más de 119 millones en ensanche de carretera David-Boquete

Economía y turismo serán beneficiados.  El reportaje de la educadora y activista política…

-

Jennie Gonzalez -

El presidente Ricardo Martinelli, en compañía del ministro de Obras Públicas, Federico Suárez, entregó la orden de proceder del proyecto Diseño, Construcción, Rehabilitación y Ensanche de la Carretera David-Boquete a la empresa Constructora Urbana, S.A., obra a 4 carriles que impactará positivamente en la vida de más de 200 mil habitantes de la región chiricana.

 

“Estamos seguros que con la construcción de esta importante vía el pueblo chiricano tendrá mejores días y estén seguros que no será la única obra que pondremos en ejecución”, dijo el Mandatario antes de anunciar que se están buscando los fondos para –igualmente- proceder con el ensanche de las carreteras David-Santiago y Puerto Armuelles-Paso Canoa.

 

“Estamos trabajando para ustedes que fueron quienes nos dieron la oportunidad de gobernar”, expresó Martinelli al entregar el documento para que inicie la obra de construcción que fue adjudicada por mejor valor y que tendrá un impacto laboral de más de 700 nuevo empleos, lo que redundará en beneficio de la provincia.

Este proyecto de 36 kilómetros de longitud muestra la novedad de recuperar y mejorar la estructura de pavimento existente en la actual carretera que comunica a la ciudad de David con la de Boquete, en la provincia de Chiriquí. Además se ha incluido la construcción de dos carriles adicionales desde los Algarrobos hasta Boquete, para que cuente con cuatro carriles de circulación.

Este proyecto fue licitado el pasado mes de mayo con una inversión propuesta de 119 millones 890 mil 910 balboas, y tiene un tiempo estimado de construcción de mil 140 días calendarios.

La obra contempla la construcción de nuevos puentes vehiculares así como puentes peatonales y aceras; un puente elevado vehicular que permitirá el libre tránsito desde el centro de David con dirección hacia Boquete, a través de la vía Belisario Porras, cruzando la carretera Panamericana, un paso más expedito para que los conductores puedan llegar a la zona.

Con esta importante obra, el Gobierno Nacional beneficiará a más de 200 mil habitantes que se dedican a la producción de flores, agricultura, ganadería, turismo comercial y otros.

El vice presidente y Canciller, Juan Carlos Varela;  la ministra de Educación, Lucy Molinar;  la gobernadora de Chiriquí, Aixa Santamaría; diputados, autoridades de la provincia y residentes de comunidad también estuvieron presentes.

¡ Vamos bien !

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ !

<> Reportaje publicado el 14 de octubre de 2010 a las 16:38 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Por dinero baila el mono

-

La opinión del Periodista…

-

Juan B. Gómez  -

-

Quiero referirme a algunas reacciones que produjo mi artículo “ Detener la estupidez”, publicado en este diario el 29 de septiembre pasado. Reconozco que usé términos muy gruesos en ese artículo, pero lo hice porque consideraba que era urgente llamar la atención sobre los problemas gravísimos que pueden sobrevenir a la ciudad de Boquete, por las construcciones que se están realizando en esa ciudad para evitar los daños con nuevas inundaciones. Es decir, que esos trabajos requieren la supervigilancia de profesionales con más capacidad científica, como advirtieron expertos que previnieron las inundaciones anteriores.

También quiero referirme a unos comentarios que expresaron algunos lectores en Internet. Concretamente al que dijo: que al final, nos enteraríamos por qué había escrito yo ese artículo.   “Por dinero baila el mono”.

La verdad, hay personas que no saben lo que dicen.   Según esa persona, yo ando tras un interés económico; y que me han pagado, o me pagarán por lo que escribo. Esto me hizo recordar a la señora que, hace algunos años, me llamó por teléfono para preguntarme cuánto me habían pagado por los más de mil libros,   que yo había regalado a la Biblioteca Pública de David; y yo le contesté que nada, que no me habían pagado nada.   Ella insistió: “Que todos esos libros, que le costaron a usted miles de dólares, usted los ha regalado, así por el gusto de regalarlos…¡ A otro perro con ese hueso!”.

Recordé al señor del SINAPROC, que me llamó por teléfono (mientras estaba en mi programa radial) y me dijo, que una empresa extranjera “subsidiaba” a Carmencita Tedman para que los desprestigie a ellos.   Y también recordé al zoquete que hace unos meses llamó por televisión a Carmencita, “Gringa ñángara”. ¡Qué una mujer tan grande y tan noble exponga su salud y su vida, luchando por la conservación de la naturaleza, porque le pagan para ello!   Cuántas cosas tiene que oír uno en esta vida…

Cuentan que, cuando el gran novelista inglés Somerset Maugham estaba moribundo, una nube de periodistas y corresponsales extranjeros lo rodeaban esperando anotar sus últimas palabras; y que el hombre, de más de 90 años, exclamó antes de morir:   ¡Cuánta estupidez, Señor!

Un famoso escritor español dijo, que el idealismo y la locura de Don Quijote, por luchar por las causas más nobles y desinteresadas, los había enfermado a todos… Y yo diría que no a todos, porque hay personas tan ruines, que son incapaces de regalar un café con leche, sin una intención interesada.   ¡Pobres diablos!

Mensaje del Dr. Carlos Guevara Mann.

“Lo felicito, don Juan, por su columna de hoy (“ Detener la estupidez”), atinada como siempre. Lo mismo que a Ud. me preocupa el recrudecimiento de la arbitrariedad y la imparable devastación del medio ambiente.  ¿Qué hacer para detener ambos fenómenos nefastos? Cordialmente, CGM“.

<> Artículo publicado el 9 de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Detener la estupidez

La opinión del Periodista…

-

Juan B. Gómez -

En las últimas semanas, las autoridades del tranquilo pueblo de Boquete, quisieron reverdecer los laureles cuartelarios de la dictadura.   Y, abusando de los derechos de la familia MacIntyer- Tedman, entraron a su finca, sin ningún documento legal que los autorizara a realizar trabajos tan brutales y descabellados, que cualquier persona sensata rechazaría. Y la salvaje agresión personal que hicieron a la joven señora Carmencita Tedman, que se oponía a la estúpida intervención contra su finca.   Hechos como esos desacreditan a las autoridades de ese tranquilo distrito, y al mismo gobierno del señor Martinelli, que hasta estos momentos no ha dicho nada para corregir los abusos municipales, que le dan a su gobierno un carácter dictatorial que en nada lo favorece.

 

Unas semanas antes de que se produjeran las inundaciones que hicieron trizas parte del muro de contención (más de 10 millones de dólares),   pasaron por Boquete, Robert Vander Veert, doctor en Hidrología, y Jonathan Cohen, con 5 doctorados en Geología; y los dos coincidieron en que no debían canalizar la cuenca alta del río Caldera y sus afluentes; y advirtieron lo que ocurriría cuando vinieran las grandes corrientes y deslaves de esos ríos; que al contrario de lo que hicieron, debían haber protegido la cuenca alta del río Caldera y no permitir construcciones en las áreas aledañas a sus afluentes.

El Dr. Jonathan Cohen dijo: que le “asustaba la estupidez”   que habían hecho en el río al canalizarlo y los trabajos del muro de contención.    Que era “absurdo” pensar que ese muro iba a detener la fuerza natural de un río de montaña, y que, obviamente, esos trabajos habían sido realizados por “ingenieros sin competencia científica”..

En l970 publicó, el Dr. Laurence J. Peter y el escritor Raymond Hull,  “El Principio de Peter”, que parecía una edición nueva y aumentada de “Historia de la estupidez humana”, publicada varias décadas antes por el escritor Paul Tabori.

En “El Principio”, los escritores afirman que, con raras excepciones, “los hombres manejan chapuceramente sus asuntos.   Por todas partes veo incompetencia pujante, incompetencia triunfante”.   “He visto un puente de dos mil metros de longitud desplomarse y caer al mar porque, pese a repetidas revisiones y verificaciones, alguien había frangollado (hecho de prisa y mal) el plano de un pilar sustentador”.

“He visto a urbanistas supervisar el desarrollo de una ciudad en la zona de crecidas de un gran río, donde es seguro que se verá sometida a inundaciones periódicas”.

Cuando leía estas últimas frases, me dio la impresión de que ellos estaban viendo lo que está ocurriendo en estos momentos en Boquete.   ¿Cómo detener la estupidez?, vuelvo a preguntar.

 

<> Artículo publicado el 29 de septiembre  de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Otro tapón que no debe ser abierto

La opinión de…

Javier Pérez 

Para que el discurso, en materia ambiental, del Gobierno sea congruente debe de olvidarse de su pretensión de construir una carretera que comunique el distrito de Boquete con Bocas del Toro, atravesando el Parque Internacional La Amistad (PILA), que es: “Reserva Mundial de la Biosfera y Patrimonio Mundial de la Humanidad”, compartido con la República de Costa Rica, y aunque no haya sido formalmente declarado por la Unesco en peligro, en realidad sí lo está.

Al Gobierno no le parece suficiente la cantidad excesiva de concesiones hidroeléctricas otorgadas en el Río Chiriquí Viejo, muchas de ellas que afectarán directamente al PILA, sino que ahora también le vamos a asestar otro golpe mortal: construyendo una carretera a través de su corazón. El PILA también se encuentra en peligro por los productores inescrupulosos que se dedican a la agricultura y ganadería dentro y en las fronteras del PILA y que cada año destruyen selva virgen del parque ante la mirada y silencio cómplice de la ANAM.

La vía que este Gobierno tiene planeado construir a través del PILA comenzará en Boquete y terminara en la comunidad de Punta Róbalo en Bocas del Toro. No concibo la construcción de una carretera entre Boquete y Bocas del Toro a través de la Cordillera y que no afecte directamente al PILA. ¿Qué importancia tiene la construcción de esta vía?  ¿Es necesaria para comunicar las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro? ¿Concretamente, qué daños ambientales producirá en primer lugar la construcción de esta carretera y posteriormente cuando los automóviles comiencen a circular? Y si el Gobierno decreta que la carretera es de interés público no se hará la correspondiente evaluación de impacto ambiental tal y como lo establece la tristemente Celebre ley, conocida como Chorizo o Todo en uno.

Todas las asociaciones ambientalistas del país debemos unirnos para evitar la construcción de esta nefasta carretera que pone en peligro la biodiversidad y el atractivo ecoturístico del PILA. Hago un llamado a los periodistas para que realicen un reportaje sobre los daños producirá esta carretera. No podemos tener una doble moral, el tapón del Darién es tan importante como el PILA. ¿Cómo se puede estar de acuerdo con una carretera que parte en dos el PILA en territorio panameño y en desacuerdo con la carretera que una a Panamá con Colombia a través de la selva del Darién?

No es la primera vez que el PILA es amenazado con la construcción de una carretera dentro de sus límites, ya lo intentó el gobierno de Mireya Moscoso con el supuesto “camino ecológico” que pretendían construir para unir las comunidades de Boquete y Cerro Punta. Nos toca librar otra batalla en defensa del PILA y evitar que este tapón sea abierto, pero ahora el rival es más poderoso.

<>

Este artículo se publicó el 10 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Qué pasa con el control migratorio?

La opinión de….

-

BALBINA HERRERA ARAÚZ -

Por lo menos diez serían las víctimas del supuesto asesino “Wild Bill” y su mujer Laura entregados por las autoridades nicaragüenses a Panamá.

Señalado como el presunto responsable de varias muertes ocurridas en Bocas del Toro contra personas que, además de conocerlo, tendrían en común propiedades en esa provincia.   Cuando llegó “Wild Bill” dijo que le había gustado vivir en Panamá y que aquí había gente buena.

Quiero hacer un alto. Hace ya varios años calificadoras internacionales han señalado a Panamá como un área ideal para vivir, sobre todo para personas jubiladas que disfrutan de un ambiente de paz y posibilidades económicas.   Boquete ha sido uno entre los mejores y un sinnúmero de extranjeros se ha ido asentando tanto en Chiriquí como en Bocas del Toro, además de los miles que han llegado a Ciudad de Panamá y Colón.   No se trata solo del país de tránsito. Panamá se ha convertido en los últimos años en un país próspero, atractivo para la inversión de personas de toda clase, y lo de “Wild” Bill debe llamarnos la atención. Las leyes y las medidas panameñas parecen vulnerables a este tipo de personas. Panamá puede seguir siendo un país abierto para todos y para todo, pero por lo mismo debe redoblar los controles y filtros para distinguir entre los buenos extranjeros y los malos.

El caso de “Wild Bill” no es el único. Los medios han informado de cómo ciudadanos extranjeros que son buscados en otras latitudes vienen a Panamá con el propósito de esconderse o evadir la justicia, poniendo en peligro la vida de los panameños, como sería el caso, de comprobarse, de los indígenas que trabajaban en el hostal y que desaparecieron hace más de un año.

Es necesario aumentar la vigilancia, no sólo en los puntos de mayor desarrollo, sino precisamente allí, en los apartados lugares donde potenciales delincuentes creen poder encontrar refugio. Y no es responsabilidad sólo de las autoridades, sino de cada ciudadano, sin que esto implique ahora una persecución contra los extranjeros. Mientras unos pasan una rigurosa revisión del Consejo de Seguridad, otros entran hasta con la licencia de conducir.

Las autoridades deben tomar las providencias para que estos hechos no vuelvan a suceder. Panamá es señalado, entre otras cosas, como un país de tránsito para drogas, armas ilegales y trata de personas, y al respecto hay que implementar la más rigurosa vigilancia.

<>

Artículo publicado el  4 de agosto de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Dedicado a mi Padre, Julio Rangel, con cariño y amor

La opinión del  Periodista…

Modesto Rangel Miranda -

Es muy hermoso cuando al nacer las personas festejan alrededor de nuestra familia. Posteriormente, al cumplir el primer año se festeja con una celebración del primer año de vida, luego los procesos de la etapa de la vida como el crecer, ir a la escuela, forjarse como un verdadero niño de la escuela primaria y secundaria, son los momentos más importantes en nuestras vidas.

Lo fundamental de nuestras vidas es convivir hasta el ultimo día de nuestras vidas. Es agradable mencionar a una persona que a sus 92 años dedicó su vida con amor a su familia, trabajo y esfuerzo por dar lo mejor de sí. Mi padre fue una persona consagrada a sus notables principios de que primero era ayudar el hogar, luego, si se podía ayudar a las otras personas.

Desde que culminó su labor en la sección de Enfermería de Sanidad Militar, puesto que se desempeñó por años, fueron muchas personas que siempre lo buscaban para cualquier ayuda médica. Sus conocimientos nunca fueron olvidados. Sus esfuerzos por cultivar cada vez más lo aprendido como auxiliar y médico de enfermería dentro de la Guardia Nacional fue el mejor anhelo en su vida de ayudar a las personas.

Cuando se jubiló comenzó a vacacionar en la ciudad de Boquete y siempre lo hacía, ya que al culminar mis estudios primarios y secundarios viajábamos para descansar. Mi padre y yo nos íbamos a la montaña junto con mis tíos con quienes nos deleitábamos diariamente bajo el fresco agradable de las montañas cercanas al Volcán Barú, en Boquete. Mi padre Julio Rangel siempre me enseñó que debería ser una persona muy sencilla, agradable y con otras cualidades que serían de gran aceptación para muchas personas.

Pero a pesar de todo siempre nos enseñó lo mejor de su persona tanto a mí como a mi hermana (Teresita). La unidad entre nosotros fue el verdadero bastión que nos fortaleció cuando nuestro padre, para una navidad de 1994, perdió sus bellos ojos para siempre. Pero a pesar de que no veía su espíritu para desafiar la vida era muy grande.

Hoy a la edad de 92 años, un lunes 5 de julio del 2010, hace 24 días partió para la Patria celestial donde Dios lo recibió con una gran bienvenida. Siento en mi corazón un verdadero dolor, pero a la vez siento una gran alegría por Dios, me lo permitió compartir 92 años de edad.

Agradezco a todas las personas que acompañaron a mi padre hasta su última morada, como también en vida compartieron bellos recuerdos. Descansa en la Paz del Señor, querido Papá.

<>

Este artículo se publicó el  28  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¡Intrusos!

La opinión del Ingeniero….

-

Carlos Eduardo Galán Ponce

Pudo deberse a las distancias, a las precarias vías de comunicación de la época. O quizá fue que llegaron inmigraciones diferentes.

Lo cierto es que en ambos extremos del país fueron surgiendo culturas muy distintas. Aquellos que poblaron originalmente esta distante provincia de Chiriquí, llegaron atraídos por sus bellezas naturales, sus climas, sus bosques, sus ríos de abundantes y cristalinas aguas.

Por la fertilidad de unos suelos que se ofrecían generosos para el desarrollo de su vocación agropecuaria. Y cautivados por ese entorno natural, se quedaron e hicieron de esta tierra su hogar. Y ocurrió lo que fue imperante en todos los asentamientos humanos que surgieron en condiciones similares.

Las dificultades para llegar a sitios más lejanos y subsistir en condiciones difíciles, exigieron de sus pobladores una mayor disciplina y un manejo ordenado de los recursos naturales del lugar.

Pero eso no significó permanecer en el pasado. La provincia se esforzó por modernizarse e ir cubriendo sus necesidades. Y en muchas áreas fue más allá. El distrito de Boquete se proveyó su propio acueducto que aún hoy administra, y en 1925 ya contaba con una planta hidroeléctrica privada local que le suministraba energía.

Comunicaciones, S.A., empresa chiricana, en 1956 ya había conectado con telefonía automatizada a la provincia, integrando luego en una red de larga distancia a todo el país.  Empresas Eléctricas de Chiriquí, S.A., en 1960 ya le suministraba luz y energía a toda la provincia, habiéndole agregado a su parque cinco megavatios de la planta hidroeléctrica de Caldera.

Era todo lo que necesitábamos, y que lejos de perturbar la naturaleza, parte de su captación hídrica la convirtió en un riachuelo que corría regando las tierras altas de El Francés, hasta entonces yermas. Igual corría “la acequia” en la planta de Dolega. Y nos suministraban energía eléctrica a $.02 el kilovatio hora.

Por otro lado, las poblaciones que fueron conformando lo que es hoy la capital de la Nación llegaron atraídas por las actividades comerciales que allí tenían lugar y luego, por la construcción del ferrocarril y del Canal.

Una vez terminadas esas obras, la ciudad capital, además de la sede del Gobierno, fue proyectándose como el centro comercial y de servicios del país, con la gran ventaja de verse provista de todos sus servicios básicos por la Compañía del Canal y otras empresas extranjeras, agua potable, luz eléctrica, telefonía, calles, carreteras, recolección de basura, ofertas de alimentos, etc. Y eso les hizo las cosas mucho más fáciles. Pero los personajes que originalmente construyeron las calles y barrios de su ciudad, se cuidaron de hacerlo siguiendo un concepto urbanístico hermoso y elegante, que era el orgullo de propios y extraños.

De repente, a alguien se le ocurrió que Panamá debía ser como Hong Kong,   donde andan en bicicleta y viven uno encima del otro. Y comenzó la debacle. Empresarios insaciables, en contubernio con funcionarios indolentes o corruptos, cambiaron las normas de uso de suelo y tomaron “por asalto” los hermosos barrios de la capital.

Reemplazaron sus elegantes chalets por enormes moles amorfas de vidrio y cemento. Los bellos jardines del Hotel Panamá, imagen emblemática de la ciudad, ya habían sucumbido a la gula de los “torrijistas” de esa época.

Fueron acabando con cada área verde. Y continuaron. Le cayeron encima desde el primer día a las áreas revertidas de la Zona del Canal y no han parado de ir arrasando con sus bosques. Sin planificación alguna, crearon una ciudad saturada solo de enormes edificios que se pueden tocar uno al otro. Sin áreas públicas, con calles insuficientes, que se inundan cuando llueve y se sumergen a ratos en aguas fétidas.   Ruidosa, agresiva y hostil, sumida en la basura y la violencia.  Donde escasea el agua potable y el transporte público es un caos. Donde trasladarse en automóvil es tan difícil como andar a pie.

Pero bueno. Hasta allí, pudiéramos decir: total, yo no vivo allí. Pero el caso es que cuando llegó el momento de suplir el derroche de energía de que hacen gala esos mamotretos diseñados para desperdiciarla y para el boato de unos cuantos, los mismos que crearon la debacle vieron en el mapa nuestros ríos y le han caído en pandilla. Intrusos atrevidos e insaciables que han llegado aquí a acabar con lo que ya no hay donde viven. Han venido a deteriorar nuestro entorno natural, a ofender la idiosincrasia de nuestros hombres del campo.

A pisotear sus medios de subsistencia y a burlarse de su sencillo estilo de vida. Armados del “derecho” que le dan las concesiones que regalara el gobierno de Martín Torrijos a sus compinches, para instalar aquí sus hidroeléctricas. Como filas de dominó en cada tramo de nuestros ríos. Hasta al millonario mexicano le tocó del botín, en un viaje “de gorra” en su avión.

El otro Torrijos se trajo al Sha de Irán y le sacó 14 millones de dólares, que se embolsaron los “Todo por la Patria”.   Esta vez no sé cómo fue el asunto. Pero hay una provincia lacerada por la codicia desmesurada de unos cuantos, con su complicidad. Y si un castigo le va a tocar, será allá arriba cuando parta, porque por lo de “entrar limpio y salir millonario”, no lo veo.

Pero no hay que cejar en la lucha por detenerlos. ¿Y el próximo capítulo de los depredadores?… las minas.   A pararse firmes, o nos la van a “zurrar”.

<>

Este artículo se publicó el 17 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Boquete: Ejemplo de progreso

La opinión de…

JOSÉ A. AMADOR VELARDE

El distrito de Boquete, en la provincia de Chiriquí, es ejemplo de trabajo, progreso y desarrollo. Desde décadas atrás, área de mayor producción de café de altura, cultivos hortícolas y últimamente centro de atracción turística al ser receptor de miles de familias extranjeras, especialmente norteamericanas, escogiéndolo como su residencia de retiro.En Boquete, desde hace más de cuatro décadas, todo el comercio abre sus puertas al público los domingos y realizan su actividad de compraventa, sin ningún problema violatorio al Código del Trabajo, como denuncian los dirigentes de los obreros. Esta costumbre, adoptada voluntariamente por los comerciantes y empleados boqueteños, se remonta a los años 40 ó 50, por ser área de producción. Los trabajadores tenían que comprar el domingo, luego del pago el sábado y esta modalidad obligó a los dueños de los comercios a laborar ese día y en compensación dan a sus empleados un día de la semana. No recordamos la oposición de los empleados boqueteños por trabajar el día establecido por el Código de Trabajo como de descanso obligatorio.

La medida adoptada no ha causado trastorno en la conducta ni en la vida de los boqueteños, ni ha deteriorado la estructura familiar. Ha existido durante todas estas década el mayor y mejor entendimiento entre lo que residen en el Boquete. Por el contrario, el comportamiento del más humilde de los lugareños es digno de imitar.

Los comerciantes y trabajadores boqueteños son ejemplo de trabajo, desarrollo y progreso y dan muestra a los dirigentes del obrerismo panameño, que para que un país se desarrolle y progrese hay que trabajar todos los días de la semana y las veinticuatro horas de día. Nuestro Código de Trabajo debe ser reformado íntegramente. Su obsoleta reglamentación produce estancamiento al progreso de la nación, por la cantidad de proteccionismo de que gozan los trabajadores y el rendimiento poco profesional, lo que redunda en la mala calidad y baja productividad de su trabajo.

Hace una década, las miradas de jubilados norteamericanos se posaron en Boquete como un paraíso tropical, con clima agradable, donde ellos podían residir sus últimos años de vida, con un costo menor al que les costaría en su país. Esta posibilidad ha permitido que más de cinco mil familias extranjeras lo hayan escogido, al igual que el área del Volcán Barú. La inmigración produjo un desarrollo aún mayor, aunque con resultados de encarecimiento de la vida para los residentes. El valor de las tierras se elevó a precios inalcanzable para muchos, al igual que una gran cantidad de servicios comunitarios; pero no ha sido obstáculo para que Boquete sea una ciudad con característica de progreso y desarrollo continuo.

Si queremos ser un país de primer mundo, debemos aceptar reformar los códigos obsoletos y antidesarrollo adecuándolos al siglo XXI.

<>

Artículo publicado el 11 de junio de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Boquete conmemora 99 años de fundación

La opinión del Periodista…..

.

Modesto Rangel Miranda

La historia de Boquete narra que los primeros habitantes no indígenas arribaron a la zona a mediados del siglo XVI cuando se daba lo más fuerte del dominio español en América.

En estas tierras prevalecían diversos grupos guerreros indígenas que mantuvieron el apoyo del cacique Urracá quien tenía amistad con los caciques Barú y Dolega donde le hicieron fuertes batallas a os españoles.

No fue posteriormente hasta mediados del siglo 19 cuando los primeros colonizadores escucharon de una región fresca dentro del área oeste de la república de Panamá. Los primeros datos de esta región se dieron a conocer en los estadounidenses que circulaban en el istmo después de la construcción del ferrocarril donde muchos estadounidenses, europeos, y australianos iniciaban el proceso de colonización hacia el oeste del país.

Muchas personas iniciaban este proceso conquistador, pero fue hasta inicios del siglo 20 cuando el 11 de abril de 1911 se daba a conocer una región muy boscosa con una enorme abertura cuyos altiplanos eran similares a un volcán Al llegar ese día se dio inicio al proceso de fundación.  Otros fundadores procedían de Cochea, Potrerillos, Dos Ríos, Dolega y Caldera.

Fue para el año de 1912 que la población de Boquete ya contaba con las poblaciones de Lino, Bajo Boquete, Quiel, Bajo de Monos, Los Naranjos, Jaramillo y Palos Bobos (actualmente Palmira), que formaban parte del Municipio de David.

Debido a la difícil comunicación entre David y Boquete, los moradores pidieron a las autoridades la creación del distrito, la cual se concretó por medio de la Ley 20 del 17 de enero de 1911. Al presidente de Panamá en aquella época, Pablo Arosemena, le correspondió sancionar la importante ley.

El comité pro creación del distrito, que logró la existencia de la nueva entidad político-administrativa, también sugirió el traslado de la cabecera para el Bajo Boquete, ya que esta presentaba mejores condiciones topográficas, abundante agua y una ubicación más céntrica. Aunque el cambio de la cabecera se hizo efectiva casi desde el principio de la creación del distrito, la Asamblea Nacional aprobó la nueva opción por Ley 103 de 1941.

Hoy después de 99 años la población de Boquete ha transformado su estilo de vida adaptando ciertos patrones foráneos especialmente de los estadounidenses y australianos donde la mayor parte de ellos ya conocen parte del sistema de vida en Boquete.

Es importante señalar que Boquete es una bella ciudad con todas sus comodidades que le brinda al turista donde le brinda una deleitable vista panorámica desde la entrada visualizando toda la hermosa cordillera que fija los limites con la provincia de Bocas Del Toro acompañado de su rico y tradicional bajareque.

<>

Este artículo se publicó el  11  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.