¿Qué significa la Inmaculada Concepción de María?

.
La opinión del Ingeniero…..
.

Carlos Felipe Landau R.

.

El día 8 de diciembre de cada año, los cristianos conmemora mos uno de los privilegios con que Dios adornó y preparó a la Virgen María para su misión en el Plan Divino de nuestra Salvación: su Inmaculada Concepción.

Algunos piensan que la Inmaculada Concepción quiere decir que María no tuvo un padre humano, pero esto no es correcto, ya que el privilegio de nacer de una virgen es exclusivo de Jesús; y María tuvo un padre y una madre humanos igual que todos nosotros.

Otros creen -también erróneamente- que esta doctrina significa que María “no necesitó ser salvada por Cristo”.   Los cristianos siempre hemos sabido que María, al igual que todos los hombres, sí necesitó ser redimida por Cristo.   Este es un hecho que ella misma declara en Lucas 1,47: “…y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador”.

La doctrina de la Inmaculada Concepción de María significa que, desde el momento de su concepción, el Señor le aplicó por anticipado las gracias que merecería Cristo en la cruz, preservándola de recibir el pecado original. Desde otro punto de vista, significa que Dios la santificó (la perfeccionó en la gracia) desde el instante en que ella comenzó a existir.

Resulta lógico que Dios le concediera este privilegio, con miras a su misión de ser la madre de Jesús, y ser el arca de la Nueva Alianza, escogida para llevar a la Palabra de Dios hecha carne en su seno.   En efecto, si Juan Bautista fue “lleno del Espíritu Santo ya desde el seno de su madre” (Lucas 1,15) para preparar el camino del Señor, ¡cuánto más necesitaría María la Gracia de Dios para preparar su cuerpo y alma para el majestuoso cometido de llevar al mismo Dios dentro de ella!

Lucas 1,28 es uno de los textos en que se encuentra implícitamente la doctrina de la Inmaculada Concepción de María. Allí, el ángel Gabriel saluda a María diciéndole “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”.  La frase “llena de gracia” es la traducción de la palabra Kejaritomene, que aparece en el manuscrito griego del Evangelio de Lucas. La forma verbal utilizada denota una plenitud o perfección de gracia, lo que indica que María ha estado siempre llena de gracia desde que comenzó a existir; y por lo tanto, libre del pecado original que, en esencia, es la ausencia de la gracia de Dios en nosotros.

Por increíble que parezca a sus seguidores, el propio Martín Lutero aceptó esta doctrina, incluso aunque en sus días ¡todavía no había sido oficialmente definida como dogma de fe!   El escribió: “La infusión del alma de María fue efectuada sin pecado original… desde el primer momento en que ella empezó a vivir, era libre de pecado” (Sermón “sobre el día de la concepción de la Madre de Dios”, año 1527).

Y ya que en Panamá, la conmemoración de la Inmaculada Concepción de María coincide con el Día de las Madres, ¡nos despedimos deseándoles un feliz día a todas las madres en nuestro país!

.

<>
Publicado el 8 de diciembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: